Releer al Emilio y ver Anesthesia

Rousseau y la música de Maurice André , Canela y Harper Lee, las pintas de Capote y los recuerdos de Lilian Helman , Dashiel Hammet y los sueños de Santa Mónica, la libertad y la película de Fonda hijo, Harley y la cerveza irreflexiva. La mezcla es una memoria de uno del siglo veinte, que llegó a éste un poco perdido, como turco en la neblina, dicho que no se de donde viene, ya que cualquiera se pierde en la niebla; nunca sirvas al que sirvió , sabias reflexiones de un Baltasar Gracian de Madrid. Historia de Javier y sus aventuras por el Africa profunda y las mias como las de Salgari, sentado tomando un café. Poetas del exilio cubano los está buscando Pedro Sánchez, que nunca pudo decir nada original, ni Pablo, hábil glosador de Gramsci , ni tan siquiera Don Mariano hasta que se deje de teñir el pelo. Los titiriteros son anarquistas malos dicen , según cuentan son unos románticos de 1930 que han puesto bombas sin heridos y marionetas con algún hilo roto. Parece que el guión es de un humorista urbano : los tendrán que juzgar por lo que hicieron no por lo que son, ¿Y que hicieron? una representación pública que no vi pero parece que no es ejemplar. ¿Recuerdan cuando Madame Bovary fue censurada por obscena?¿Ahora la censura también trae pena de prisión? vaya libertad de expresión, no porque se deba permitir un espectáculo para niños basado en violaciones y violencia, no mas que la tele que todos los días y en toda las casas da ejemplo de lo mismo y sus directivos están libres como pajarracos. Libertad a los titiriteros y la obra: prohibida y a la tele!
Tiritando!

Opinión independiente de Alvarez de Mon

Orbyt.

opinión
Santiago Álvarez de Mon
27/01/2016

Al poder a través de la mentira

Escribo esta columna desde México. Buscando inspiración para reflexionar sobre la delicada situación política en España, me reencuentro con Octavio Paz. “La mentira inunda la vida mexicana; ficción en nuestra política electoral; engaño en nuestra economía; mentira en el sistema educativo; farsa en el movimiento obrero (que todavía no ha logrado vivir sin la ayuda del Estado)… Mienten los reaccionarios tanto como los revolucionarios; somos gesto y apariencia, ni siquiera el arte se enfrenta a su verdad”. Las palabras del gran escritor mexicano, que datan de 1943, son perfectamente aplicables a las negociaciones entre los diferentes partidos políticos españoles. Especialmente dramático y triste el tono de las conversaciones de Pablo Iglesias y Pedro Sánchez. Éste último manifiesta su disposición para dialogar a izquierda y derecha, para, ipso facto, negarle la palabra al PP. El ambicioso candidato socialista a la presidencia del Gobierno se muestra abierto a charlar con quien sea –Bildu, la CUP, toda la lista de separatistas…– pero, eso sí, al partido con más votos que nadie, ni agua. ¿Por qué? Y que conste que no estoy entre los más de 7 millones de españoles que en diciembre votaron a Mariano Rajoy. ¿Por la dureza del ajuste? ¿Por los recortes del PSOE de Zapatero? ¿Por la nefasta corrupción? Razón de peso, huele muy mal en nuestro país, ¿está libre de pecado el partido del señor Sánchez? Dejémonos de fariseísmos, de frases grandilocuentes, de tonos solemnes –su agresividad verbal, su lenguaje corporal le ponen en evidencia– y reconozca que todos han participado de la misma mentira. Escuchando a Sanchez hablar de la derecha, no digamos a Iglesias, pareciera que tiene la peste, que están aquejados de una enfermedad contagiosa, que son una panda de fachas violentos a los que poner a buen recaudo. ¡Potenciales presidentes de gobierno y a priori excluyen de su radar a millones de españoles!
Si las conversaciones de los líderes políticos estuvieran presididas por el bien común, por el propósito de servir a los ciudadanos, por la noble causa de sacar este país adelante, identificar y cumplir una agenda común de reformas imprescindibles no sería una quimera.
Reformar la actual ley electoral, garantizar la independencia del poder judicial –saquen los políticos de ahí las manos– , transformar el sistema educativo , cerrar desde el diálogo el conflicto territorial, atacar en su raíz la corrupción – mal intolerable, denigrante–, afrontar decididamente el paro estructural del país… ¿Cuántas personas de uno y otro lado ideológico abrazarían un generoso plan de reformas?
¿Por qué entonces no se explora un terreno común, desde las singularidades y diferencias de cada partido? No perdamos el tiempo buscando la respuesta. Lisa y llanamente, el poder, droga dura para los mediocres, es la razón oculta de los comportamientos que estos días tienen lugar. Pablo Iglesias es un profesional del poder, el que más disfruta jugando a juego tan peligroso. Soberbio, prepotente, sectario –un mix obsoleto y casposo de Robespierre, Lenin, Castro, Chávez, sus ídolos de la infancia–, sólo le guía llegar a Moncloa. Sabe perfectamente que con el millón y pico de votos que tradicionalmente cosecha la izquierda comunista es misión imposible. Por consiguiente se hace un lifting, esconde su comunismo más rancio y, con la irresponsable pasividad del resto de candidatos, que le tienen un temor reverencial, presenta su cara más amable y cínica. ¿Y Sánchez? Un perdedor que no digiere su derrota. Falto de madurez y humildad para encajar el golpe, usuario de un traje que le viene muy grande, apura obsesionado sus bazas. La alternativa le da pánico.
¿Qué hemos hecho mal para llegar a esta encrucijada? Un país en marcha, vibrante, volcado en su expansión internacional, integrado definitivamente en Europa, con empresas pujantes, con profesionales dotados de un inmenso talento, pendiente de un iluminado revanchista, de un socialista bisoño, codicioso y de la tropa que les observa, la jungla de partidos que sueña con romper España. Confiado en la reacción de las mejores cabezas –en el partido socialista hay gente sensata que con esto no puede comulgar–, recupero a Paz. Estamos en 1968. “Es incongruente –desde un punto de vista moral tanto como sentimental– mi permanencia en el servicio exterior mexicano. Precisamente había ya iniciado el trámite para obtener mi retiro. Lo que pasa ahora me revela que lo debería haber hecho antes. Todo esto me tiene apenado, avergonzado y furioso, con los otros y, sobre todo, conmigo mismo.”
Más vale tarde que nunca. Tiempos para que cada uno se enfrente a sí mismo, se libere de la presión opresora del poder, encuentre la paz interior y actué según le dicte su conciencia.
Profesor del IESE

<img src=”http://ue.d2.sc.omtrdc.net/b/ss/ueorbytpreprod/1/H.22.1–NS/0″ height=”1″ width=”1″ border=”0″ alt=””>

< div><img src=”http://secure-uk.imrworldwide.com/cgi-bin/m?ci=es-ueditorial&cg=0&cc=1″ alt=””></div>

Banco Popular-. maltrato e ineptitud continuados

Tengo una antigua relación como cuentacorrentista con una sucursal del banco Popular, queda en la calle Panamá. He pagado en mi calidad de avalista un crédito de una sociedad en concurso. Para certificar el pago ante los administradores concursales pedí hace seis meses un certificado acreditando el pago. Después de ingentes mails, quejas, etc, hace una semana me dieron un recibo, no lo que había pedido y me lo llevé desesperado por el desgaste y para no perder el reconocimiento del crédito. Hoy me llama una empleada para decirme que lo lamentaba, pero que el número de contrato estaba mal y que me daba otro documento si pasaba por allí. Claro la llamada telefónica  después de haber enviado yo un burofax denunciando la situación. Estos abusos son cosa de todos los días y salvo ir a juicio nada se puede hacer.-

Plaza de Castilla-Juzgados- Maleducados en Seguridad- Abusos de la Ley Mordaza

Mi cliente tenia que prestar declaración, yo soy su letrado. Para no dejarlo entrar solo le acompañé por la puerta de control general. No obstante exhibí mi carnet de colegiado, el empleado de seguridad a cargo- securata privado- de mala manera me dijo que debía entrar por la puerta de profesionales. Intenté ser cordial explicándole que también podía como cualquiera entrar por la puerta general, Reaccionó como últimamente vemos en quién se ha beneficiado de la Ley mordaza y de mala manera me volvió a enviar por la puerta de profesionales. Le indique que le iba a presentar una queja y me dijo que podía presentarle tres,
Se cumplía la hora de la declaración de mi cliente por lo que debimos subir al juzgado. Al terminar llegamos a la conclusión que no merecía la pena presentar la queja: iba a ir al cesto de los papeles, como todo aquello que formalmente aparece como medio para equilibrar las enormes diferencias que existen entre ciudadanos de a pie y cualquiera al que le den algo de autoridad.

Recuerdo de nuestro querido Taco por su sobrina Anna Larreta

 

“You say Goodbye, I say hello…Hello, hello …”

Recordando a Taco

 

Coelho escribió una frase que pegué en la
puerta de mi heladera, en un momento en que parecía adecuada: « Lo posible
está a penas un poquito después de lo imposible ».  Cuando me enteré de que Taco se había ido, lo
esperado desde hacía ya meses sobre todo por su bien, se transformó en
inesperado. No sé si Coelho diría “lo esperado es una quimera y lo que ocurre
nos agarra siempre desprevenidos”, pero lo digo yo.

Para mi lejanía, fue todo de una
precipitación vertiginosa. Las noticias iban más rápido que mi capacidad de
entendimiento. Aún intento, a duras penas, arañar la lógica de lo ocurrido
buscando fotos, lanzándolas al aire para compartirlas con los servicios de
seguridad del Universo pero sobre todo con las personas que él quiso y que lo
quisieron y lo admiraron. Pero para que tengan aún más datos sobre las facetas
de él que conocí, la de protector a pesar suyo, la del hombre cuyo talento no
me cansaba de descubrir siendo niña y que luego, de “niña grande”, se
transformaría en fuente de inspiración, en “escuela infusa”, en guerra a brazo
partido entre dos pasiones, dos naturalezas diabólicamente complementarias que
no encontrarían un terreno de diálogo apacible hasta tarde, quizás demasiado tarde,
para contar momentos que hablan de cómo era, de su gracia infinita, de su
malicia y de sus principios, no puedo sino recurrir a mis dos más fieles
compañeros, el lápiz y el papel, es decir mi computadora.

Les sorprenderá saber que esa “batalla” de la
que hablo fue secreta y en el silencio de nuestras mutuas intuiciones y
sensibilidades, envuelta en un gran pudor y, sobre todo, instigada por un amor
mutuo profundo e indestructible.

De chica, con el fin de descifrar a aquel
ser misterioso y enigmático que era Taco para todo ojo capaz de atravesar los
velos deliciosamente engañosos de su simpatía, de su cultura y de su
indiscutible seducción, ojeaba sus libros. Curioso método se dirán ustedes,
pero Taco, además de tener un sinfín de libros y de haberlos devorado todos,
tenía la enojosa costumbre – que yo heredé sin complejo -,  de subrayar lo que le llamaba la atención por
una razón o por otra. Así conocí lo que lo angustiaba, lo que reconocía como
propio, lo que quería, lo que él hubiera querido expresar de la manera que el
autor lo hacía, conocí lo secreto, lo inconfesable. Con Chejov entre las manos
a los diez, y una familia en la que los silencios y el sonido de los cubiertos
decían mucho más que las frases que iban y venían con aparente naturalidad y
casi siempre con una buena dosis de sentido del humor, el descubrimiento de
párrafos cruciales abonó sin duda el terreno para entender más tarde lo que
Stanislawski llamó “subtexto”. A buen conococedor …

Lo más maravilloso era cuando su
sensibilidad y la mía coincidían. Instantes sagrados, difíciles de entender
quizás para todos aquellos que tuvieron otras infancias pero que no hacían sino
nutrir el espíritu de la niña que yo era y de la mujer que soy. Era mi mundo,
“pour le meilleur et pour le pire”, como se dice en esta tierra desde la que
escribo.

Cuando tenía doce años, ese mismo mundo en
el que había nacido y que era el mío por derecho propio, se derrumbó: Taco se
fue. Pero antes de irse para lo que a mí me decían que era “siempre” (yo estaba
acostumbrada a que Taco viajara y me trajera divinos regalos y me mandara
entrañables postales), vino a vernos para despedirse de su padre, de sus
hermanas y de mí. Lo recuerdo en el hall da la casa de abuelo, donde yo vivía
con mi madre y mi tía Verónica, vestido con su infatigable gabardina beige
(tenía tres pero eran la misma) y llevando una especia de cartapacio diminuto
como todo equipaje.

Huía. Mi tío huía. El absurdo alcanzaba
proporciones inconmensurables como siempre en épocas de intransigencia y
violencia. Antes de subir al ascensor, se dio vuelta, clavó sus dos azabaches
indomables y sagaces en mis ojos un poquito velados por las lágrimas y me
susurró en un curioso tono de revancha anticipada: “Te voy a traer conmigo”.
Una especie de cólera extraña empezaba ya a hervirle dentro, una rabia
contenida que le daría la fuerza para sobrevivir del otro lado del océano,
haciendo “fi” de vanidades inútiles, compartiendo lo indispensable con sus
amigos del alma, Luis, Cacho, Norma. Con la distancia me doy cuenta de que fue
durante el tiempo que duró su trayecto entre la puerta de casa y el ascensor,
conmigo siguiéndolo de cerca, que tomó la resolución de hacer todo lo posible
para que yo pudiera crecer en un lugar más libre, aunque no fuera el mío,
entrañable, el que los dos conocíamos y amábamos sin hacernos preguntas, el
mismo que ahora le daba la opción de irse o quedarse pero en la cárcel y sin
duda no muy bien tratado y todo eso por nada: Taco nunca fue un militante de
nada ni de nadie. Lo que hizo lo hizo por ética, por humanidad y por amistad.

Y sin duda cumplió su promesa. Protector
eterno de su hermana mayor y de todo lo que ella acarreara con ella, o sea yo y
una cantidad de muebles, cajas, fotos, ropa, trajes, encajes, libros, perros,
recortes, cacerolas de cobre y demás menesteres. Zarpamos – y digo bien,
zarpamos porque el equipaje de mamá, aunque “reducido” según ella a su mínima
expresión, requería un barco – en el Julio Cesare, en segunda clase (la primera
era un recuerdo de la infancia de estos dos hermanos inseparables) del puerto
de Buenos Aires, un 26 de Julio de 1977, mamá, Chiquita, la perra que había
recogido hacia unos meses en Buenos Aires de la calle, toda pulguienta y
anémica, y yo, sin pulgas pero mareada. Cumplí diez y ocho años queriendo tirarme
al agua para nadar hasta la orilla. Por suerte mis tentativas de suicidio
durarían a penas el tiempo de adaptarme y de superar el “mar de mer”.

Llegadas a España las tres, (de más está
decir que Chiquita y Pelayo, el perro de Taco, fue un amor tan eterno como
casto pero a primera vista y para siempre) Taco me llevó a mi sola a un rincón
de su precioso apartamento de la Calle Mayor y, clavando sus azabaches esta vez
inyectados de severidad en mis ojos deslumbrados, me soltó otra de sus frases
de antología: “Aquí no se queja nadie”. En su honor he de decir que por aquella
época, muchos llorisqueaban de morriña y a Taco esos efluvios de auto-compasión
lo sacaban de quicio. En el fondo, Taco era muy inglés. Pero yo no tenía la más
mínima intensión de quejarme. La parte más hostil y ardua del exilio la había
vivido en Argentina entre los 15 y los 17 años. Los recuerdos más duros del
desenraizamiento (el desarraigo, es un sentimiento a veces mudo a veces parlanchín,
que dura toda la vida, pero el desenraizamiento es la amputación sin anestesia
de “la raíz”), de soledad y de violencia, correspondían y corresponden a
aquella época extraña, en la que también conocí amigos inolvidables, me enamoré
por primera vez y canté Cat Stevens y Paul Simon hasta el agotamiento.

Pero en aquel día soleado, el primero en
Madrid, bajo aquel cielo azul inigualable, en una España risueña que se sacudía
con entusiasmo las telas de araña de cuarenta años de dictadura, yo estaba a
siglos luz de quejarme. Me sentía una privilegiada y por una vez lo era. Sin
embargo, aquella frase no se me olvidó nunca y durante mucho tiempo me negué a
utilizar el término “exilio” para definir lo que vivía. El “aquí no se queja
nadie” sigue aún tan vivo en mí como el primer día, sólo que ahora no me asusta
sino que lo comparto, lo asumo y hasta lo impongo con la misma intransigencia
de mi tío.

Mi carrera de actriz empezó en España, sin
la bendición ni de Taco ni de mi madre que soñaban, los muy hipócritas, con
diplomas lúcidos que me permitieran ganar un sueldo normal. Lo peor es que
tenían razón y que podría haber hecho ambas cosas pero era y soy impaciente y
no me quejé (ni me quejaré nunca), pero hice lo que quise.

Y llegó el día en que todo volvió a
cambiar, esta vez para mejor. La casa se vaciaba rara vez, mamá cocinaba muy
bien y raras eran las noches en las que no había un grupo de amigos a comer, a
jugar a las cartas, a charlar hasta bien entrada la noche. Una mañana en la que
mamá y yo secábamos los platos de la festichola de la noche anterior (creo que
el lavavajillas fue sabiamente adquirido con el fruto de lo que me preparo a
relatar), Taco apareció con cara de haber hecho una sinvergüenzada de las
grandes y el País en la mano.

Era el día del fallo del Premio Planeta. En
grandes títulos, El País, resumía que los miembros del jurado buscaban aún
desesperados la verdadera identidad de aquél o aquella que se ocultaba detrás
un seudónimo enigmático y por el momento mudo: el nombre de un personaje de una
novela de Joseph Conrad (¡Si alguien se acuerda del nombre del uno y de la otra
que levante el dedo!). El artículo barajaba nombres de autores conocidos, entre
los que recuerdo el del Duque de Alba. Mamà y yo leímos el artículo, levantamos
nuestras miradas hacia los famosos azabaches, conocedoras ambas de las
artimañas de la familia y de Taco en especial y dijimos al unísono:

–       
¡Sos tú!

Había escrito “Volaverunt” en silencio y a
escondidas, en una época difícil, utilizando “los restos” de Goya, es decir
todo lo que había absorbido para la creación de la serie de televisión que
acababa de terminar. Casi como una manera de conjurar a esos demonios extraños
que nos asaltan a todos en un momento u otro de la vida. Empezaba a perder
audición de uno de sus oídos (la coincidencia era sin duda curiosa) y supongo que
la inseguridad de su situación lo angustiaba sobre manera.

A los diez minutos del incidente de la
cocina, con las dos colgadas todavía de su pescuezo y los perros ladrando
desenfrenados de excitación y de alegría por lo que captaban como un evento
feliz, empezaron a llegar los periodistas. Mamà y yo corríamos llevando y
trayendo tazas de café llenas y vacías, nos abrazábamos, saltábamos juntas de
felicidad, volvíamos al living con tasitas de café llenas, con más azúcar, con
agua. Posábamos con Taco si nos lo pedían o nos eclipsábamos discretas si no.
Los años del anonimato se habían terminado. Taco se las había agenciado (si
duda con una ayudita de la providencia), para terminar con ellos de manera
espectacular. Aquello era más que un final feliz de una etapa y el comienzo de
otra. El Premio Planeta fue un regalo de los hados, de los Dioses y de los
ángeles y un cuento de hadas, todo en uno.

Los encargos de guiones para cine y
televisión empezaron a llover. Recuerdo con la misma fascinación con la que la viví,
la atmosfera que Taco creaba cuando se ponía manos a la obra, su disciplina, el
peso colosal de sus silencios, su concentración inviolable y junto a todo esto,
sus listitas, colocadas siempre a la derecha de la máquina de escribir:

–       
Llamar a Sancho

–       
Escaleta “El Hombre del
Sombrero Verde”

–       
Comprar papel

–       
Ir al correo

–       
Terminar escenas II, II y IV

Taco se enfrentaba a cada proyecto con el
espíritu del que “sabe que no sabe nada”. La Enciclopedia Británica y múltiples
diccionarios eran objetos de la vida cotidiana, como la tetera y los cubiertos.
Se hizo, por necesidad, especialista en la historia del bandidismo español del
siglo XIX, de Goya ni hablemos, Pérez Galdós no tuvo secretos para él, a Juana
la Loca la estudio en todos los idiomas que conocía y podría seguir enumerando,
en función de los guiones que escribió. En su trabajo se daban la mano el
cinéfilo, el gran dialoguista pero también el escritor y a veces incluso el
periodista, que lo fue y excelente. Cada vez, la casa se llenaba de historias
fascinantes. No sé si era consciente de la admiración que él despertaba en mí.
Taco mantenía conmigo una distancia curiosa y hasta me animaría a decir que
hablar con él me daba pánico.

Más tarde se hizo realidad otro sueño: el
de hacer teatro en España. Fue la hora de La Dorotea de Lope de Vega y de Los
Cuentos de Los Bosques de Viena. En la Dorotea, y ya resignado a que yo
siguiera los pasos de su querida Carmucha y los suyos, fui su ayudante de
dirección. Me acuerdo con qué vehemencia me zambullí en el estudio de los usos
y costumbres de aquel siglo de oro español. Había que crear decorado,
vestuarios, gestos. Cuando le dije que las mujeres en el siglo XVII se sentaban
en el suelo, sobre almohadones, al mejor estilo árabe y que solamente los
hombres tenían derecho a sentarse en sillas, a Taco se le iluminaron los ojos.
La Dorotea fue un baile de almohadones de todos los colores.

En Los Bosques de Viena, nuestra relación
se resintió un poco. Temeroso de que lo acusaran de “nepotismo”, me fabricó dos
personajes inexistentes y le dio a otra actriz el personaje que yo hubiera
podido hacer sin tener que fabricar nada extra.  De vuelta de un rodaje en el que había hecho
el papel femenino principal, viví aquella experiencia como una injusticia lo
cual no me impidió disfrutar mucho y divertirme con lo que me había tocado en
suerte.  Poco a poco fuimos alejándonos.
Me fui becada a Estados Unidos donde trabajé y retomé confianza, pero lo que
había aprendido durante aquellos años, nunca me abandonó y seguí siendo su
admiradora más fiel y me adjudico ese título de manera unilateral, sin
preguntar si hay otros u otras, ustedes perdonen.

Llegó el día en que leyó algo que yo había
escrito. Acababan de nombrarlo uno de los cien mejores autores de lengua
hispana. De más está decir que pronunció otra frase imborrable: “Dejà marido e
hijos y ponete a escribir”. ¿Un “piropo” disfrazado de imposible? ¿O había
leído él también la famosa frase de Coelho y me estaba poniendo a prueba? Esta
vez le obedecí a medias en lo que respecta a marido e hijos y lo mejor que pude
en lo que respecta a escribir.

En cualquiera de los casos, su legado está
fresquito y vivo como cuando él estaba entre nosotros y de mi pasará a otros y
otros quizás lo hayan absorbido trabajando con él. El asunto no es pasar el
plumero de vez en cuando por el recuerdo de alguien que nos hizo brillar, sino
transformar, a nuestra manera en acción, lo que aprendimos mientras estaba en
vida.

Gracias Taco por haber sabido trasmitir tu
pasión profunda e indomable por todo lo que el hombre puede hacer de
intrínsecamente bello  y por lo que
trasciende por su simplicidad y su justeza. Gracias por tu infinita elegancia y
tu pasión por la naturaleza humana. Espero que esta vez me otorgues tu
confianza. Pensándolo bien, no te queda otra. Con todo mi amor y mi más
profunda irreverencia, envío este texto escrito con el orgullo y la infinita
alegría de haberte conocido. Para que chicos como mis hijos, Rela y Elías, que
tanto quisiste y quieres desde donde estàs, quieran conocerte aún mejor y para
que los grandes te reconozcan, y aplaudan. Si, para aplaudan tu maravilloso
recuerdo y lo que compartieron contigo, Taco querido.

Anna Larreta

Paris, 25 de Agosto de 2015

 

 

Me envia Manuel Gaggero la opinión de Pozzi, que me identifica bastante la verdad

El Tábano:

El Miedo

Pablo Pozzi

Ayer pasó por casa Ramón, viejo
obrero clasista del caucho cuyo corazón es más grande que una casa. Venía
preocupado. “Se viene un golpe de estado”, me dice. “La pucha, los K”, pensé
yo, que acababa de ver a los chiquilines chetos de La Cámpora diciendo que no
iban a entregar el poder y a Maduro que explicaba que iba a recurrir a un
gobierno cívico militar si perdía las elecciones. Pero me equivoqué fiero.
Ramón se refería al “macrifascismo” que iba a dar un golpe de estado, probablemente
ganando las elecciones. “Ehhhh, Ramón”, le dije, “pero si ganan elecciones no
es golpe. Capaz que la gente se equivoca fiero pero cuando vota decide”. “No
importa, van a sacar todas las conquistas sociales. Van a soltar a todos los
represores. Van a devaluar.” Caramba, un poco más y van a cambiarle el nombre a
la provincia de Córdoba… eso sí que sería embromado. En realidad me lo tomé en
solfa, hasta que otro amigo me escribe que si gana Macri va a cerrar
universidades y nos vamos a quedar sin laburo.  Y de repente me entró miedo a mí también.

Pero mi miedo y el de Ramón no son
la misma cosa. Por un lado Ramón no tiene seguro médico y vive de una pequeña
pensión, tampoco tiene asignación universal, ni recibió un peso por haber sido
preso político, y el tipo que lo torturó sigue libre y disfrutando de la vida
en Londres. ¿Entonces por qué tiene miedo a perder lo que nunca tuvo? ¿Y mi
otro amigo universitario? ¿Cuántas universidades argentinas se han cerrado
aunque muchas sean de una pésima calidad? De hecho, Carlitos Menem, nuestro
emblema nacional del neoliberalismo, abrió muchas nuevas universidades en un
esfuerzo por descentralizar la Universidad de Buenos Aires y satisfacer
caudillos locales. Sipi, el miedo de Ramón no tiene mucho asidero. ¿Y el mío?

Yyyyy, yo también tengo miedo. Por
un lado, tengo miedo al ajuste económico que se viene. No importa quién sea
presidente, los K han hecho tal desastre con la economía que el ajuste es de
rigor, y como no hay ni siquiera un progre que va a entrar en el Gobierno
entonces los platos rotos de la década mejor llamada “la fiesta de borrachos”,
los van a pagar sobre todo los trabajadores. Vamos, ¿no supondrán que Kristóbal
“tragamonedas” López, Julito “quiero el diego” De Vido, Juancito “el ricachón”
Manzur, o Cristinita “yo los miles de millones que tengo los hice trabajando de
abogada exitosa” Fernández, van a poner un peso? Las crisis capitalistas sirven
para que los ricos sean más ricos y los pobres se jodan. Si no, como una vez me
dijo el Rector de la Universidad de Palermo, ¿por qué será que en épocas de
crisis lo que más se vende es champagne? Entre sus amigos, pensé yo, porque
entre los míos lo que más se vende son fideos en oferta.

Por otro lado, tengo miedo a los
quilombos que van a pasar. Cualquier tipo de ajuste implica que van a haber
despidos, sobre todo en el Estado donde desde hace dos años han ingresado miles
y miles de “amigos” del gobierno. Es indudable que, si gana Macri, va a echar
un montón de bienuditos de La Cámpora porque son ñoquis, y también porque
necesita meter un montón de bienuditos de su partido. Y si gana Scioli entonces
en vez de echar a los “camporitas” va a rajar a los que todavía hacen que el
Estado funcione, mal pero funcione. En ambos casos vamos a tener líos por todos
lados, y conflictos sociales para tirar para arriba.

Ahora, supongamos que gana el amigo
derechoso Macri. ¿Eso es un golpe de estado, como dicen los K? Digo, ¿no tienen
cosas para criticarle que tengan sentido? Por ejemplo, que la seguridad en la
ciudad de Buenos Aires es un desastre, y eso que cada vez pagan más impuestos. Pero
claro, es lo mismito que en la Provincia de Buenos Aires donde, según los K,
Scioli ha sido “el mejor gobernador de la historia” (una historia que,
obviamente, se remonta sólo hasta 2003).

Bien, pero si Macri y Scioli son más
o menos dos chicos de universidades privadas, de familias de plata, que nunca
jamás trabajaron y que tampoco demostraron demasiadas luces o neuronas…
¿entonces por qué me asusto? En realidad me asustan los K, y mucho. Digamos que
la voracidad de su corrupción, de su impunidad y de su soberbia me dice mucho
sobre la Argentina que han construido. Son mentirosos consuetudinarios peor que
Goebbels. Son corruptos y corruptores. Son perfectamente capaces de asesinar y
de avalar y proteger a asesinos. Se han gastado miles de millones y nada ha
quedado de eso fuera de sus cuentas en Suiza. Y han gestado, por primera vez en
la historia argentina, una derecha con apoyo de masas. Scioli, Macri y Massa
todos están de acuerdo en que hay que usar al Ejército para “orden interno”,
todos se han dedicado a espiar a la ciudadanía, todos creen que el crimen es
producto de la naturaleza humana y no del hambre y por ende hay que reprimirlo
poniendo más y más represores (digo, policías) en la calle. Y sus propuestas
cuentan con el beneplácito de millones. Si la consigna en 1983 era “con
democracia se come, se cura y se educa”, la consigna hoy es “con democracia se
reprime cada día más”. Y la gente, desesperada y asustada, dice que sí, que los
maten a todos.

Pero esto no es nuevo. Hace 32 años
que se acabó la dictadura. Hace 26 que somos gobernados por peronistas. Pará
Pozzi, mirá que sos gorila. El gobierno de De la Rúa no fue peronista, y Menem
tampoco porque era un traidor. Primero, habría que recordar que la Alianza fue
justo eso, un cocoliche de radicales y peronistas. O sea, si estuvieron en el
gobierno. Pero más aun, a mí me encantan los peronistas que pueden ser todo y
nada al mismo tiempo. Si la hace bien es peronista, si no la hace entonces los
repudiamos y listo. Al fin y al cabo ¿no es un sentimiento? Menem y Duhalde con
una vida en el peronismo y mezclados en las políticas neoliberales, amén de
unas cuantas cosas más que turbias (como droga, el robo de armas, y tantas
otras cosillas) ahora no lo son, pero por ahí sí. ¿Y Massa? Era peronista
cuando estaba con los K, y ahora dejó de serlo, pero lo volverá a ser si se
convierte en líder del PJ, aunque ahora está afuera, pero puede volver a
entrar. A pesar de mis amigos peronistas, la realidad es que la doctrina de
Perón no existe, más allá de un conservadurismo absoluto disfrazado bajo un
discurso progre y popular. Por eso Néstor, Cristina y ahora Scioli son sus
líderes. Gentes insospechadas de tener ideas propias, terriblemente corruptas,
salvajes en su defensa del poder propio, y con escasa firmeza porque no tienen
principios en qué anclarlos… pero si, bien autoritarios y represivos cuando
necesitan serlo. Y eso si me asusta, porque cuando hay boom económico, y hay
para repartir, estos tipos no son un problema. Pero cuando la cosa es crítica,
tipos como Scioli solo complican más porque su único objetivo es mantenerse en
el poder con sus amigos, aunque no sirvan para nada.

Pero, si los K me asustan, con Macri
no coincido. No me asusta, pero no concuerdo con nada de lo que dice. Y tampoco
le creo mucho. Es menos mentiroso que los K, pero sé que es capaz de decir lo
necesario para ser electo. Y también me asusta el FIT que parece no haberse
dado cuenta que en dos años (desde las elecciones de 2013) ha perdido cerca de
medio millón de votos, y que mientras avanzan las propuestas de derecha se
vanagloria de ganarle al Frente Progresista. Digamos, muchachos preocupados
cada vez menos por la vida de los trabajadores. Más aun, hace ya añares que
decidí que yo no voto “al mal menor”, sino que voto a aquel con el que tenga
más coincidencias. Cuando yo era chico eso se llamaban “principios”. Por eso mi
abuelo español fue peronista hasta 1954 cuando le mandó un telegrama de
renuncia a Perón por “abandonar los ideales”, y por eso mi viejo votó a los
Socialistas aunque perdieran hasta que dejaron de serlo, en cuyo caso votó en
blanco. Hoy no tenemos estos problemas. Es más cuando pierden nuestros
principios pues rapidito adoptamos otros, como diría Groucho, y cambiamos de
partido a ver quién me tira un hueso.

¿Y entonces? En este ballotage, voy
a votar en blanco. Pero no por lo que me diga el FIT, o el PCR o nadie de la
izquierda. Como tampoco le voy a prestar atención al PC que en un afiche con la
hoz y el martillo proclama su apoyo a Scioli traicionando su historia (aunque
por ahí no tanto ya que apoyó a la dictadura del 76, y a la burocracia sindical
en 1958). Vomitivo es poco. Como lo es el afamado marxista Atilio Borón que hace
lo mismo, ratificando su oportunismo una vez más como en la noche de los
tiempos donde apoyaba a las 62 Organizaciones burocráticas, o cuando sirvió de
vicerrector de la UBA con el corrupto de Oscar Shuberoff. Me hubiera encantado
que el FIT llamara asambleas a discutir qué hacer, y no que esperara a no tener
aun los resultados electorales para decidir qué hacer.

Voto en blanco porque es lo
correcto, es lo que me dicen mis principios. Ah, y estoy harto de la política
argentina.

 

 

Datos de Israel

Debido a
problemas tecnicos recien hoy puedo enviar el numero escrito el 8 de julio.

 

Agradecere
que tomes nota de que mi nueva direccion electronica es mienfoque@davidmandel.info

Si tienes un
anti-spam por favor da instrucciones para que puedas recibir los envios que te
haga mediante mi nueva direccion

 

#564, 8 de julio, 2015

 

La suscripción es
gratis.  Pídela a
mienfoque@davidmandel.info

 

Artículos en este número:

 

·       Cuando Israel estuvo al borde de la quiebra

·       Información
respecto a Gaza

·        Patrimonios de la humanidad en Israel

·       Cambios en el servicio militar obligatorio

·   El problema de la conversión

________________________________

 

Cuando Israel estuvo al borde la quiebra

Mi Enfoque #564, 8 de julio, 2015 por David Mandel, mienfoque@davidmandel.info

 

Lo que está ocurriendo hoy en Grecia trae a la memoria
lo que ocurría en Israel hace 30 años, a mediados de la década de los 80. La
inflación había llegado a 450% anual. El país estaba al borde del desastre
económico. La deuda nacional había alcanzado sumas casi impagables.

 

A pesar de que el Primer Ministro Shimon Peres había
sido durante toda su vida política miembro de partidos de izquierda, y pocos
años antes había sido elegido vicepresidente de la Internacional Socialista
habitantes, entendió que las políticas económicas socialistas eran la causa de
la grave crisis. Con la ayuda de Yitzhak Modai, Ministro de Hacienda, preparó y
ejecutó un plan drástico de recuperación económica que logró detener la
inflación.

 

Dos décadas después, el Primer Ministro Ariel Sharon
nombró Ministro de Finanzas a Benjamín Netanyahu en el año 2003, quien aceptó
el cargo con la condición de que le diesen mano libre.

 

Netanyahu liberalizó la economía, privatizó
industrias, limitó los beneficios sociales, anuló subsidios, redujo la
influencia de los sindicatos laborales, disminuyó los gastos públicos y reformó
el sistema bancario. Tuvo mucha oposición, no solo de los partidos de izquierda
sino también de gente de su propio partido, Likud.

 

Hace una década, en el año 2004, el PIB, (Producto
Interno Bruto) per cápita de Israel era $21,796 comparado con los $25,837 de
Grecia. Hoy, el PIB de Grecia es prácticamente la misma cifra mientras que en
Israel ha aumentado 50% y es hoy $32,691 per cápita.

 

El desempleo en el año 2002 en Grecia era 8.4% Hoy es
26.5%  En Israel, en el 2002, era 12.8% y
hoy es 5.9%

 

La razón principal, aparte de la disciplina financiera
que impuso Netanyahu cuando fue Ministro de Finanzas, de los impresionantes
logros de la economía israelí es el espíritu de innovación y creatividad que
caracteriza a la sociedad israelí.

________________________________

 

Información respecto a Gaza

Mi Enfoque #564, 8 de julio, 2015 por David Mandel, mienfoque@davidmandel.info

 

Los palestinos no tienen muchos logros que les den
motivo para enorgullecerse excepto su enorme éxito en su campaña internacional
de difusión de propaganda anti-israelí y haber conseguido crear la imagen de
ser víctimas inocentes de una cruel ocupación.

 

La gente que los apoya no lo hace por simpatía a
ellos, (si fuese así exigirían que el Líbano deje de discriminar a los
palestinos que están confinados en miserables campos de refugiados, y prohibidos
de recibir la ciudadanía y ejercer numerosas profesiones) sino por antipatía a
Israel y a los judíos. Un terrorista palestino fue matado por un policía
israelí cuando tiraba piedras y rocas contra vehículos israelíes en la
carretera, lo cual fue mencionado con titulares en la prensa internacional.
Durante esos mismos días tres presos palestinos en cárceles de la Autoridad
Palestina fueron encontrados sin vida en sus celdas “suicidados.”
Ningún periódico internacional mencionó la misteriosa coincidencia de tres
“suicidios” simultáneos.

 

A pesar de que esos simpatizantes no permiten que
hechos reales influyan sobre sus convicciones y prejuicios, es necesario, aun
cuando no da resultado, desvirtuar las calumnias y falsas informaciones
propagadas por los palestinos y por la gente que los apoya.

 

Gaza está bajo ocupación israelí

Según los acuerdos internacionales (Regulaciones de la
Haya 1907, Convención de Ginebra de 1949 y Protocolo de Ginebra de 1977)
“ocupación” consiste en el control directo del territorio de un
Estado por las fuerzas militares de otro Estado. Este no es el caso de Gaza,
que es un Estado de facto, donde palestinos son gobernados por un régimen
palestino.

No hay presencia militar (ni civil) israelí en Gaza.
No hay control de Gaza (gobernada por la organización islámica Hamás) por las
fuerzas militares de Israel. El bloqueo de Gaza, (cuyo objeto es evitar el
ingreso de armamentos que serían usados contra pueblos israelíes) es similar al
bloqueo de Cuba que Estados Unidos realizó durante la presidencia de Kennedy.
Ningún medio de comunicación, en esa época, declaró que ese bloqueo equivalía a
que Estados Unidos ocupaba Cuba.

Lo que nadie menciona es que Egipto no sólo que
también bloquea Gaza sino que es mucho más estricto que Israel respecto a su
frontera con la región. Son pocos los días en el año que Egipto permite la
entrada y salida de gente de Gaza, mientras que Israel permite diariamente el
ingreso a enfermos para que reciban tratamiento médico en hospitales israelíes.

 

Gaza es víctima de genocidio por parte de Israel

“Genocidio”, (palabra inventada por el
jurista judío polaco Rafael Lemkin en 1944), el nombre que se da a los actos
perpetrados con la intención de destruir, total o parcialmente, a un grupo
nacional, étnico, racial o religioso. Ejemplos son el genocidio nazi de los
judíos que exterminó a 6 millones y el genocidio armenio realizado por los
turcos que mató a un millón y medio. La población judía mundial se redujo de 18
millones a 12 millones.

La población de Gaza en el año 1967, cuando Israel
derrotó a Egipto, era de 354,000 personas. Hoy viven allí 1,850,000 personas,
un aumento mayor al 500% lo cual demuestra que el pretendido “genocidio
que Israel realiza en Gaza” es el menos exitoso en la historia de los
genocidios.

 

La población de Gaza necesita ayuda humanitaria porque
carece de comida y de cuidado médico

Según los activistas pro palestinos, la población de Gaza necesita ayuda
humanitaria debido a “la hambruna que reina allí y a la falta de atención
médica”, factores que afectan directamente la expectativa de vida de la
población de la región.

La realidad es distinta. Un reciente estudio de la Organización Mundial
de Salud reveló que la población de Gaza tiene una expectativa de vida de 73.42
años, mayor que la de Jordania (72.9), más que Argelia (72), mayor que la de
Egipto (71), mayor que la de Irak (69.94). Mi país natal, Perú, tiene una
expectativa de vida de 70.74 años, casi tres años menos que la población de
Gaza, y, sin embargo, no hay activistas que quieran organizar flotillas para
traer ayuda humanitaria al Perú.

Los activistas evitan mencionar que Israel envía diariamente ochocientos
camiones a Gaza cargados de comida y suministros, y que Israel recibe en sus
hospitales a enfermos de Gaza.

 ________________________________

 

Patrimonios de la humanidad en Israel

Mi Enfoque #564, 8 de julio, 2015 por David Mandel, mienfoque@davidmandel.info

 

“Patrimonio de la humanidad” es una
designación que la UNESCO (Organización Cultural, Científica y Educacional de
las Naciones Unidas) da a lugares, edificios, ciudades, desiertos, bosques, islas,
lagos, monumentos o montañas que considera de especial importancia cultural o
física. Hasta el mes de mayo 2015 eran 1007 sitios, la mayoría culturales y
otros naturales, en 161 Estados. Los países que más tienen patrimonios de la
humanidad son Italia (51), China (47), España (44) y Francia (39).

 

Israel tiene hoy nueve patrimonios de la humanidad,
(la fecha en paréntesis es el año cuando el lugar fue nombrado patrimonio de la
humanidad):

 

·        (2001) El palacio fortaleza de Masada, último
reducto de los rebeldes judíos contra el imperio romano en el año 73. Está
situado en una meseta en el desierto de Judea, al lado del Mar Muerto. Fue
construido por Herodes el Grande. Los campamentos, fortificaciones y rampa que
lo rodean fueron construidos por los romanos, y son la más completa muestra de
arquitectura militar romana que ha llegado a nuestros días.

 

·        (2001) Acre, ciudad puerto amurallada, fundada
por los fenicios. Los restos de la ciudad de la época de los cruzados, que la
utilizaron como capital de su reino en el siglo 13, están casi intactos abajo y
encima del nivel actual de las calles. La ciudad actual fue construida por los
otomanos en los siglos 18 y 19, e incluyen la ciudadela, mezquitas, y baños
turcos.

 

·        (2003) Tel Aviv fue fundada en el año 1909.
Desde la década de los 30 hasta los 50 se construyeron numerosos edificios
diseñados por arquitectos europeos, principalmente en el estilo Bauhaus, que
habían escapado de los nazis, lo cual dio a Tel Aviv el nombre de “Ciudad
Blanca”.

 

·        (2005) Restos arqueológicos de ciudades de la época bíblica: Megidó,
Hazor y Beer Sheba,
evidencia de autoridad central, actividad agrícola y
control de importantes rutas de comercio.

 

·        (2005) La ruta del incienso: las ciudades nabateas
en el desierto del Negev,
Haluza, Mamshit, Avdat y Shivta, florecieron
desde el siglo 3 AEC hasta el siglo 2 EC. Incluyen sofisticados sistemas de
irrigación, construcciones urbanas y fuertes.

 

·        (2008) Los lugares sagrados de la religión Bahai en
Haifa y en la Galilea
. Incluyen el santuario de Bahaullah en Acre y el
Santuario de Bab en Haifa, rodeado de maravillosos jardines, edificios y
monumentos.

 

·        (2012) Las cuevas en el Monte Carmelo donde se
encontraron restos humanos de hace 500,000 años.

 

·        (2014) Las cuevas de Maresha y Bet-Gruvin incluyen
3,500 cámaras subterráneas, debajo de las ciudades de esos mismos nombres.
Servían como cisternas, palomares, baños, establos, lugares de culto y
cementerio.

 

·        (2015) La necrópolis de Bet Shearim, al sur
este de Haifa. Son catacumbas que sirvieron como el principal cementerio
judío fuera de Jerusalén usado desde el siglo 2 AEC. Incluye numerosos trabajos
de arte e inscripciones en griego, arameo y hebreo.

________________________________

 

Cambios en el servicio militar obligatorio

Mi Enfoque #564, 8 de julio, 2015 por David Mandel, mienfoque@davidmandel.info

 

El ejército ha anunciado que, a partir de este mes, el
periodo de servicio militar obligatorio de los jóvenes, se reducirá de 36 meses
a 32. El de las mujeres continuará siendo 24 meses, pero el ejército quiere que
se apruebe una ley para cambiarlo a 28 meses.

 

Este cambio permitirá que el ejército realice cuatro
entrenamientos básicos al año para unidades de combate en vez de los tres que
se hacen hoy.

 

El entrenamiento básico para las unidades de
combate  se reducirá de ocho a seis
meses.

 

Otro de los cambios que quiere implantar el ejército
es alentar a más mujeres para que sirvan en unidades de combate, donde ya han
dado pruebas de su efectividad.

 

En la actualidad más de 2,000 jóvenes ultra ortodoxos
sirven en el ejército, la mayoría de ellos en unidades de combate. El ejército
desea reclutar a varios cientos más.

________________________________

 

El
problema de la conversión

Mi Enfoque #564, 8 de julio, 2015 por David Mandel, mienfoque@davidmandel.info

 

Hay tres  grandes problemas que Israel necesita
confrontar. El primero es la amenaza iraní de un holocausto nuclear. El segundo
es la absorción de la comunidad ultra ortodoxa, que aumenta constantemente su
porcentaje en la población israelí, al trabajo en una sociedad industrial
moderna y al servicio militar.  El
tercero es convertir al judaísmo a los más de 300,000 inmigrantes de los países
ex–sovieticos a los que la ley israelí del Retorno les ha otorgado ciudadanía
israelí, pero que de acuerdo a la Halajá (ley religiosa) no son
considerados judíos por no haber tenido madre judía.

 

Estos inmigrantes no
tienen diferencias de los israelíes judíos. Arriesgan igualmente sus vidas en
el ejército, hablan igualmente hebreo, 
se educan en los mismos colegios israelíes donde se celebran las fiestas
religiosas judías, pero, para efectos de matrimonio y entierro, no son
considerados judíos por las autoridades religiosas.

 

El gobierno anterior de
Netanyahu había reformado el proceso de conversión transfiriéndolo de las
cortes rabínicas ultra ortodoxas a cortes rabínicas municipales mucho más
tolerantes y liberales.

 

Debido a que el gobierno
actual solo cuenta con 61 miembros, el mínimo legal posible, cualquier partido
de la coalición o, incluso, cualquier miembro individual, puede causar su
caída. Esto lo entienden mejor que nadie los partidos políticos ultra ortodoxos
que han exigido y conseguido la anulación de la reforma del proceso de
conversión, y también la transferencia de las cortes rabínicas del Ministerio
de Justicia al Ministerio de Religión.

 

Parafraseando a Georges
Clemenceau (“La guerra es un asunto demasiado importante para confiárselo
a los generales”), los políticos deberían tener la firmeza de carácter
para decir “La religión es un asunto demasiado importante para confiárselo
a los ultra ortodoxos”.

________________________________

 

Mi Enfoque

 

La suscripción es
gratis.  Pídela a
mienfoque@davidmandel.info

Ver números anteriores en www.mandeldavid.com

 

Puedes reenviar todo el boletín o parte, insertarlo en Facebook

o en tu página Web sin necesidad de autorización previa,

pero agradeceré no borrar el nombre del autor y la fuente.

 

Cartas a David Mandel se pueden enviar a

Cada carta será contestada personalmente

 

 

 

Ganó el no. ¿No a qué?

Si alguien hace las cuentas de los gastos de una casa sin tener en cuenta las necesidades de la familia que vive dentro, se puede técnicamente decir que si los ingresos de la casa son X, los gastos no pueden exceder de X. Claro que la técnica no contempla que, quizás para vivir los humanos que hay dentro, educarse, no tener frio en invierno, comer todos los días, de vez en cuando algo de carne, sus gastos mínimos son superiores a sus ingresos.
Soluciones técnicas: muy fácil, se puede reducir humanos o hacer que coman menos, al fin y la cabo hay mucho gordo y eso es insano, que se abriguen mas en invierno que también es sano en lugar de consumir calefacción, etc. Se pueden producir hechos afortunados no contemplados en el cálculo: alguno ya mayor se muere, otro se suicida sin mucho gasto y así las cuentas empiezan a cuadrar y todo solucionado.
También se puede mandar a paseo al que te hace esas cuentas, pero eso está mal visto, se viene el corralito, el marxismo ( que sigue siendo un mal ignorado y no menos temido) o lo peor :MADURO, horror.
El no es un grito mayoritario e impotente: No somos ricos, no nos apliquéis las recetas de países y gantes que están mucho mejor que nosotros, no somos comparables ni equiparables. Darnos margen para crecer, tiempo para igualar, paciencia con nuestros mayores y desempleados, dejarnos generar empleo en paz, estimular ese crecimiento…y mandar al FMI a freír churros aunque sea un par de años.

El cuidado de la casa común- Hector Sandler, desde Argentina

SOBRE EL CUIDADO DE LA
CASA COMUN

Hector
Sandler, Profesor Consulto, Derecho, UBA

 

1. De la Laudato, Sí. El Papa Francisco acaba de publicar una muy
completa carta encíclica que comienza 
con palabras de “alabanza al 
Señor” , que eso significa LAUDATO, SI’. Con  este nombre pasará a ser recordada de aquí en
adelante. Sin embargo no es esta  una
alabanza general sino una específica. Lo aclara el santo Padre en sus primeras
palabras al decir: « Alabado seas, mi
Señor », cantaba san Francisco de Asís. En ese hermoso cántico
– agrega – nos recordaba que nuestra casa común es
también como una hermana, con la
cual compartimos la existencia, y como una
ma­dre bella
que nos acoge entre sus brazos.

Destacar
la hermandad  entre todo lo creado por
Dios es el nervio de esta encíclica. Y Francisco con sobrada razón y múltiples
motivos nos lo recuerda  en un tiempo
como el  actual en que los más variados
conflictos se dan entre los hombres, entre las sociedades que ellos forman y de
ambos a su manera con  la naturaleza, hermana
y madre a la vez de todos nosotros. Vale la pena reescribir aquí el título
completo de la encíclica LAUDATO SI’ del santo padre Francisco “Sobre
el Cuidado de la Casa Común”.

 

2. El cuidado de la  “casa común” es cosa importante.  Para todo lo creado;  pero es decisiva para la constitución de la
sociedad humana, de cuya constitución  depende
la posibilidad y perfeccionamiento que en este mundo ha de lograr  la vida de todos y cada individuo como tal. El

Papa
Francisco trata varios temas para atender al cuidado de la “casa común”.
Nosotros – a los efectos de comprender y poner 
de relieve el vasto alcance del mensaje del Santo Padre  nos detendremos en dos principales parágrafos
de la encíclica  en cuanto se
refiere  a la cuestión de la oikonomía necesaria y adecuada al ser
humano.  Es de gran significación
nosotros por dos razones: 1) Porque los argentinos una vez hemos ensayado
,  al comienzo de la gestación de  nuestra patria,  un modo de lograrlo: la Ley de Enfiteusis de 1826. Primera en
el  mundo moderno sobre este delicado
asunto ,  plenamente ajustada a la moral
cristiana y creada para regir las relaciones de los hombres entre sí sobre la
base de una recta relación de todos ellos con el don de Dios, la tierra.  2) Porque aquel impulso fundacional,
inspirado por sentimientos semejantes al de Francisco, adquirió valor de norma
fundamental en la
Constitucion de 1853/60, aun vigente  en este punto esencial .

 

3. Del trato al oikos. En griego la palabra griega oikos
significa “casa”, y ha sido raíz de varios sustantivos compuestos. Aristóteles
la  usó en la voz “oikonomia” para exponer sobre la “administración de la casa” doméstica. Al promediar el Siglo XVIII
los fisiócratas franceses –
inspiradores de nuestros patriotas de Mayo – echaron los cimientos para una
nueva ley  a fin de constituir un buen
orden social sobre la base de una efectiva  la casa común. El gran cambio consistió
en dejar de atender a  la “casa
doméstica” para dedicar el esfuerzo  a
inventar  cómo debía ser   “la casa de un pueblo” para que fuera la
casa igual para todos sus hijos presentes y por venir.  Habriamos de ser una  sociedad
plural
, con múltiple contenidos e intereses , acotada por una singular fuerza espiritual en la tarea de usar
los  recursos naturales  de este mundo. Por el Siglo XVI  emergieron los países políticamente soberanos.  
La “casa” se había ampliado.  Eran
necesarios  nuevos conocimientos para
dictar las “normas” (nomos) a seguir
para mantenerla arreglada. Era menester 
contar con el  saber adecuado para
mantener el orden en la nueva casa. Un saber antes dado por sabido – aquello
que se hace porque es lo que siempre se ha hecho  – habría de ser reemplazado por un nuevo
saber:  pensado sobre principios y
realidades.  

Este nuevo
saber fruto del alma conciente que emerge desde el Siglo XVIII ,  recibió el nombre de “economía política” . Se trataba de contar con un conocimiento
adecuado para ordenar la  nueva y amplia casa: la polis moderna, constituida por  una sociedad heterogénea y pluralista. A partir de este nuevo saber objetivo   sería posible – ante los variables  problemas
prácticos
de la vida social – 
diseñar para cada momento y lugar  la adecuada solución. Al conocimiento modélico
de la economía de las sociedades humanas (economía
politica clasica
) le siguió la exposición de las reglas del arte para la
marcha de una buena economia para la sociedad. Este arte de base cientifica fue
la   “política
económica”

 

3. Del conocimiento para el uso del  oikos
.
A comienzos del siglo  XX el hombre
no había despegado de la superficie terrestre, ni descubierto siquiera la
inmensa  amplitud de la “casa del hombre”.
Cada pueblo arreglaba su casa sin más preocupación que la tenida por los
intereses de la suya propia, ignorando los de la casa ajena  cuando no lucrando de ellas.  Esta despreocupación por la suerte de  la casa ajena y la extrema preocupación por
la propia  habría de teñir de sangre a la
modernidad durante los siglo XIX y XX. 
Las cruentas  guerras mundiales ocurridas
en éstos siglos  y los genocidios cometidos
en el último fueron en alto grado consecuencias de un cambio sobre el  grado el contenido de la   “economia
politica”
y la técnica de ella derivada, la política económica. Un arrasador espíritu materialista cambió su
sentido,  sus métodos  y sus fines, a tal punto  que llevó al cambio mismo de su nombre. De
conocimiento para actuar conforme a los designios de Dios para con la
naturaleza y los  hombres en este mundo
material , pasó a ser una ciencia
positiva en vista a fines concretos ajenos a la posición del hombre en el
Cosmos.
 A semejanza de las ciencias de la naturaleza su fin sería
el conocimiento  para construir un nuevo oikos para el hombre. El modelo materialista desarrollado con gran éxito
por las ciencias de lo físico material , ocupadas de todo aquello que se puede
medir, pesar y contar,  impactó en el
campo de la economía humana . La economía
política
como saber fue desplazada por 
una ciencia de la economía, en
la que medir , contar y calcular matemáticamente el porvenir  fue a partir de comienzos del Siglo XX su
talante dominante. 

 

4. La reacción contra la visón estrecha.
Las  graves dificultades emergentes y el
cada vez más visible  peligro de la
provocación de  desordenes  generó a partir de mediados del Siglo XX un
impulso  destinado  precisar más y mejor los “derechos” de cada
habitante y de cada sociedad como así también la importancia de reconocer las  “obligaciones” 
ante Dios como rector de la evolución 
tenida en vista por el Creador. Esta toma creciente de conciencia  ha puesto en primera linea  la necesidad de prestar atención a la comun
responsabilidad  acerca de cómo ordenar
la   “casa”, esta vez no solo de una
nacion sino la del conjunto formado por la “casa de todos “. No solo de todos
los hombres sino la de ellos y la de todos los seres vivientes en  la Tierra.
 Y no solo para aquí y
ahora sino para un indiscernible pero prolongado futuro.

 

5. Necesitamos un nuevo saber.  Comenzó entonces a cobrar
fuerza la necesidad de otra mirada.  La
necesidad de meditar sobre el orden social que los hombres han de formar para
satisfacer las ineludibles necesidades materiales que su condición física les
demanda. Este sentimiento y toma de conciencia 
sobre la irrenunciable responsabilidad del hombre presentó la necesidad
de reemplazar la noción de “economía”
por la de “ecología”. Con este cambio
se reconoce la insuficiencia que importa el solo dictar normas  (nomos)
para construir nuestra casa
nacional o mundial. Que es necesario ahondar 
para revelar  “la lógica real”  imperante
en  la casa con que nos donara Dios. 
 El
oicos es nuestra casa. Sabemos que de
ella  hemos de vivir. Mas lo que ahora
sabemos (o recordamos haber sabido ) es que este oikos es la casa de todo ser
viviente de la Creación
y que – por mandato de Dios – no solo hemos de vivir en y de ella , sino que lo
hemos de hacerlo de manera que la
Creación siga el curso pensado por Dios.
  No solo se nos ha dado esta casa para vivir
sino que se nos ha hecho custodios de
ella, para todo hombre por venir y para todo ser viviente que por obra de la Creación se nos ha
confiado.  Somos   los novísimos colaboradores de la obra del Dios
de  la Creación. Esta nueva
visión impulsa  al desarrollo de un nuevo
saber , al que se ha denominado  “ecología
”.
Sin embargo  se cometería un  error si se pretende separar de este
conocimiento al conocimiento “económico”. Aquél no ha de ignorar a  éste y éste debe incluir a aquél. Un  buen y 
acertado orden ecológico solo
puede desarrollarse a partir un mejor conocimiento del orden económico humano. Del que por causa de
las necesidades materiales  es y el que por causa de la libertad
individual debe ser.

 

6. La Constitución nacional
argentina
.
Nuestra Constitución política fue lograda tras duros conflictos internos. Un
largo  período de guerras intestinas (1810-1851)  precedió al establecimiento de los criterios que como cimientos
necesitaba la construcción de  “casa común de los argentinos”. El
Preámbulo de esta Constitución es tan terminante como ignorado. Declara: 1) que
la Constitución
fue dictada “invocando la protección de
Dios, fuente de toda razón y justicia
” y 2) que lo fue no solo para los
escasos habitantes de entonces sino “para
todos los hombres del mundo que quieran habitar en el suelo argentino”
.
Unidos ambos compromisos, era de esperar que nuestro país fuera, como de hecho
logró serlo por un corto tiempo (1860/1910) , la tierra de leche y miel,
réplica de la “Tierra prometida” , para millones de exiliados de su patria
deseosas de vivir libres y de su trabajo, todos fraternalmente.

 

7. La transacción
del Código Civil
.
Nuestra historia social a partir de mediados del siglo XX, muestra que no hemos
acertado en la tarea de actualizar lo 
ordenado por nuestra Constitución. Para construir la “casa común” ella
dispone empezar por construir “los cimientos para una nueva sociedad”: tierra
para trabajar y voluntad para trabajarla. 
Con ese fin ordenó se dictara la ley que hiciera viable ambos objetivos:
un Código Civil. En cumplimiento formal de ese mandato  en 1870 fue puesto en vigencia el actual
Código Civil. Debía asegurar un idéntico
derecho de acceso a la tierra
, don de Dios, a favor de todos aquellos que 
habitaran nuestro país para vivir de su trabajo
. Norma no solo para
todas aquellas personas invitadas a poblar el país sino también para quienes ya eran residentes. Este mandato
constitucional  tropezó con la materia social existente:  la realidad
social preconstituida
.  El autor del
Código salvó los intereses encontrados 
entre los residentes y los inmigrantes. Inventó  una transacción
legal
entre los intereses de los ya propietarios en tierras y el interés de cada uno de los que arribaran
al país deseando tierra para vivir de su trabajo. La “casa fue dramáticamente
dividida”
. Al cumplirse el primer Centenario  ( 1910), 
más allá de los conflictos sociales secundarios de este desvío ocurrió
uno principal: “la casa argentina fue
muy  dividida”.
Una consecuencia
del  desvío  de los mandatos judeo-cristianos  fue la emergencia de un conflicto radical . Cristo 
nos había advertido que “Si un
reino está divido contra si mismo, no puede perdurar”
(Mc.3:24) y  repitió de modo claro  que “Si
una casa esta dividida contra si misma, tal casa no puede perdurar”
(Mc.
3:25 y Mt. 12:25). Toda vez que la tierra
es la casa material
de la vida humana para todos en  este mundo el nomos legal que se dicte ha
de  asegurar el divino derecho de igual
acceso a la tierra para todos y cada uno
facilitando de mil modos  el concreto acceso  a ella 
para vivir y trabajar.  La ley
positiva  que cada sociedad se dicte para
sí con ese fin puede fracasar y con ello obstaculizar  para la mayoría de los hombres el acceso al
otro mundo que Dios previó en cumplimiento de su arcana decisión (Apocalipsis
7:4). Elo Códigop Civil, sin proposito para 
ello, nos puso en la senda que conduce al Apocalipsis social: los
constantes conflictos civiles. Conflictos que no solo se incrementan sino que
degeneran a todos los demas órdenes de la vida social. Al trabajo no sigue la
riqueza de los trabajadores; a la democracia politica no sigue el gobierno del pueblo;
a la enseñanza pública no sigue la cultura. 

 

8. La sabiduría
de los relatos bíblicos en la epístola de Fracisco
. El El Papa Francisco  en la encíclica que comentamos nos estimula
de manera directa a reflexionar sobre estas cuestiones básicas del orden
social. Valen  para más de 40 millones de
argentinos que hoy pueblan a escasa parte de nuestra vastísimo territorio  y para otro tanto igual que, sin dificultad,  podrían ya vivir en nuestra “casa”. El Santo
Padre expone esas cuestiones  en dos secciones
separadas: una rememorando “La sabiduría
de los relatos bíblicos”
(parágrafos 67/73) y la otra titulada “Destino común  de los bienes” (parágrafos 93/95). Nos
permitiremos hacer un breve comentario sobre ambas. La primera sección contiene
sustancialmente lo proveniente de las revelaciones de Dios al pueblo
hebreo,  registradas en el Antiguo
Testamento. Son de un valor incalculable para los cristianos, si tenemos
presente – como hemos de tener – que Dios dispuso que nuestro Señor Jesucristo
naciera en ese pueblo. Francisco comienza el párrafo 63 con esta tajante
afirmación: “No somos Dios”.
Afirmación sorprendente por lo obvia, pero que cobra un enorme sentido por la
que le sigue: “La tierra nos precede y
nos ha sido dada”
. ¡Que enorme verdad y que oscurecida ha llegado a
ser  en la época actual, pues pocos  parecen 
recordarlo! La meditada lectura del Génesis da cuenta del proceso de la Creación y en ella consta
con meridiana claridad que no solo la tierra precedió a todo lo viviente, sino
que el hombre fue la creación más tardía de Dios. No se trata solo una cuestión
de precedencia temporal sino del radical cambio en el contenido de la Creación de Dios. La Creación del mundo físico
fue lo primero; todo lo viviente fue creado después (Génesis 1:26 y 1:27) . A
pesar de la espléndida grandeza de esta obra divina,  sobresale de modo harto singular que ella
remate en la creación del hombre. Este acto no fue otro simple ejercicio del
Supremo poder. Fue la puesta en existencia 
de  un ser absolutamente nuevo con
un  sentido universal a cumplirse tras su
devenir en la tierra. Dice el Antiguo Testamento: “Entonces dijo Dios: Hagamos el hombre a nuestra imagen y conforme a
nuestra semejanza”
(Génesis 1:26). No creaba Dios un ser más en la ya vasta
creación. Creaba un ser viviente para que “señoree
en los peces del mar, en las aves de los cielos, en las bestias, en toda la
tierra y en todo animal que se arrastre sobre 
la tierra”
(Génesis 1:26) .Con
tal propósito, entre otros profundos,  
vino la mayor novedad: “Y creo
Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó, varón y hembra los creó”

(Génesis 1:27).  Lejos de ser un acto
ocasional fue la concreción de  una
ignota finalidad divina. Tras crear al hombre y la mujer  narra la Biblia:  “Y los bendijo Dios y les dijo: Fructificad
y multiplicaos; llenad la tierra, y sojuzgadla, y señoread en los peces del mar
, en las aves de los cielos y en todas las bestias que se mueven sobre la
tierra”
(Génesis 1:28). Por este mandato los humanos somos, entre otras
finalidades,  curadores de todo lo existente y esta
función – que entraña la obligación de aprender a ejercerla –  nos carga con una responsabilidad que no
siempre se ha apreciado en su justa medida. La emergencia de la ecología, como superadora de la economía, es una de las pruebas testigo
de este largo pero aun no finalizado aprendizaje.

 

9. El Antiguo Israel versus la Antigua Roma. A manera de
prueba que vivimos en este mundo  en
constante aprendizaje para llegar a ser lo que en ocultos designios el Señor ha
dispuesto,  conviene repasar una y otra
vez el pasaje del Antiguo Testamento que da cuenta de la conducta fraticida de
Caín  y la ingenua pregunta – que a modo
de respuesta  formula a Jehová. Luego de
haber salido juntos Abel y Caín al campo, y tras haber matado  a su hermano, aparece el Señor y tiene lugar
este  diálogo: “Y Jehová dijo a Caín: ¿Dónde está Abel tu hermano? Y éste
respondió:  No sé. ¿Soy yo acaso guarda
de mi hermano?”
(Génesis 4:9) . Es lícito pensar que Caín no tenia idea ni
los sentimientos de hermandad en el sentido con que Cristo con su actuar nos
ilustrara mucho más tarde.  Aun hoy una
amplia mayoría de  personas no se
interesa lo bastante por sus hermanos en el sentido cristiano. La evolución de
la humanidad no es pareja. Lo muestran, entre muchos otros casos,  las diferentes sendas seguidas por dos
pueblos tan diversos como contemporáneos: 
el de la Antigua Roma
y el Antiguo Israel. Con la salida del pueblo hebreo de Egipto no ocurrió su
inmediata  liberación moral. Fue
necesario que Jehová le hiciera conocer a Moisés los mandamientos sagrados  a los
cuales los hebreos deberían ceñir sus vidas, la individual y la social . Lo
aprendieron de a poco en un constante peregrinar  que demandó cuarenta años en inhóspito desierto.   Recién entonces, tras alcanzar el nuevo
nivel moral superior  les fue abierto el
paso  a la “tierra prometida” como pueblo
de Dios. La historia del perfeccionamiento humano continuó.  Otro largo periodo habría de transcurrir
hasta que el pueblo elegido por Dios ofreciera las condiciones requeridas para
ser sede del nacimiento de nuestro Señor Jesucristo. Dios lo envió a ese
preciso pueblo, de los muchos existentes en nuestra tierra ,  para que allí naciera como hombre y que con
su obra continuara la educación del “pueblo elegido” y de él partieran  quienes habrían de predicar  un 
nuevo y radical mandamiento: “Ama
a tu prójimo como a ti mismo”
(Mateo 22:40). Había que penetrar en el
corazón de unos pocos  hombres para que
salieran a predicarlo entre sus hermanos y a la humanidad entera en bien del
mundo todo. 

10. Condiciones para ejercer el
amor al prójimo
.
El amor al prójimo  – principal
mandamiento cristiano –  ha de ser
ejercido como mandato de Dios; pero su efectivo ejercicio demanda cambios en
las condiciones de vida.  De las propias de cada individuo y de las condiciones sociales de la sociedad. El
orden social es el habitat, necesario
para que  cada persona como exclusivo
individuo pueda cumplir su destino individual. Para lograr este individual
destino  no cualquier forma de orden
social es útil. El orden necesario para continuar el desarrollo y
perfeccionamiento de cada  hombre como
individuo  demanda, entre otras cosas,  la 
existencia de un derecho positivo
especial. Uno cuya base principal primera consista en  asegurar a todos como grupo y a cada uno de
sus miembros como individuo único la posibilidad de gozar de un idéntico
derecho a la tierra.
Este básico  derecho a la tierra nos fue dado por Dios
como condición de vida desde la
Creación (Levítico: 25:23) ; pero su especificación concreta
en este mundo demanda que cada sociedad humana dicte para sí y para sus
miembros leyes positivas  que 
pongan en blanco sobre negro los derechos de los individuos  y los de la sociedad sobre ese don de Dios,
la tierra. Esta doble necesidad nos
genera una gran responsabilidad ante Dios. 

11. De la originaria necesidad
del derecho.

Toda sociedad debe  dictar y practicar
un  derecho
objetivo
que concilie el beneficio general con los derechos subjetivos de cada individuo y el derecho subjetivo de cada conjunto que se forma en la sociedad.
Dice el Papa Francisco que muchas interpretaciones incorrectas han hechos los
hombres en esta materia. Nos recomienda,  
para lograr la ley positiva correcta, 
estar atentos  a la “relación de reciprocidad responsable entre
el ser humano y la naturaleza”.
Con toda modestia, nos atrevemos a glosar
esa feliz idea, explicitando su vasto alcance:  
igual relación de reciprocidad debe existir entre todos los hombres como
personas. Continúa afirmando Francisco:  “Cada comunidad puede tomar de la bondad de la
tierra lo que necesita para su supervivencia, pero también tiene el deber de
protegerla y de garantizar la continuidad de su fertilidad para las
generaciones futuras”
(Parágrafo 67). Este es en la actualidad asunto de la
más grave urgencia y lo ha de resolver toda sociedad que pretenda  ser el amable hogar  para hombres libres,  quienes tratados en un pie de igualdad,
puedan  cumplir con el divino mandato de
fraternidad. Es un problema crucial cuando se “constituye”  formalmente toda sociedad humana. Nuestra
Constitución 1853/60 ha acatado esa exigencia. Pero no es menos crucial que a
lo largo  del curso de la vida de toda
sociedad ella cobre efectiva vigencia. La ley positiva que se dicta al
servicios de turbios intereses obra en contra de la salud social y la de sus
miembros.  Hemos de prestar mucha
atención a los emergentes conflictos de cada día para evitar que en miras a su
inmediata solución, nos aparten de la recta Constitución que hemos de mantener.
Dice Francisco: “Hoy creyentes o no
creyentes estamos de acuerdo en que la tierra es esencialmente una herencia
común, cuyos frutos deben beneficiar a todos”
. “Dios creó el mundo para todos. Por
consiguiente
, todo planteo ecológico
debe incorporar una perspectiva social que tenga en cuenta los derechos
fundamentales de los más postergados”.
Nuestro deber como ciudadanos es
actuar para que ese mandato moral sea realidad aprovechando la actual ley
civil. Para este resultado se requiere la inmediata sustitución del actual del
sistema legal de impuestos por otro que recaude de los dueños de la tierra la
renta del valor real de mercado que ella cobre anualmente , pues este valor –
que4 no tiene en cuenta las mejoras – es el “capital social” producido por al trabajo
de toda la sociedad y cuyo destino es pagar el gasto público. 

 

12. Debemos asumir el reto de
Francisco
. El
valioso pensamiento central de la encíclica nos congratula y estimula  para seguir adelante en la investigación que
estamos empeñados. Al mismo tiempo, la valiente actitud del Santo Padre al
tratar esta cuestión y exponerla  urbi et orbe , nos anima a hacer un
respetuoso comentario a título de glosa. Pensamos que para nuestro país es de
absoluta necesidad que los hombres de estudio 
profundicen en estas cuestiones. Necesitamos renovar nuestro derecho positivo 
para un mejor desarrollo social al servicio del hombre con
fortalecimiento de la fraternidad cristiana. Francisco reproduce las palabras
de Juan Pablo II, escribiendo: “Dios ha
dado la tierra a todo el género humano para que ella sustente a todos sus
habitantes”.
La evolución histórica ha hecho que el derecho sobre la tierra , primer recurso de vida, permanezca
acantonado en los límites de la soberanía política de cada Estado nacional. Sin
perjuicio de apuntar a una creciente universalización de la cuestión, como bien
afirmara Juan Pablo II,  debemos atender
al problema en nuestra “casa”.  Asi como
Jesucristo  dijera  a la laboriosa Marta  «Marta,
Marta, te preocupas y te agitas por muchas cosas; y hay necesidad de pocas, o
mejor, de una sola”
(Lucas 10:38/42) , así conviene recordar a los
dirigentes y maestros argentinos prestar atención a la principal cuestión para
la vida material, la tierra y su valor, a la que se tiene en total olvido. Para
asegurar la libertad de trabajo, la igualdad de trato y reforzar la fraternidad
social, hay que  distinguir entre el derecho de acceso a la tierra (para
vivir y trabajar)  del derecho
de la sociedad sobre el capital social
generado por el trabajo de todos y que se expresa  en el precio de cada lote de tierra en
propiedad
.  Este valor de la tierra  se
incrementa día a día por la creciente población y la demanda de bienes y
servicios. Para un país prácticamente despoblado como el nuestro, al que con
toda comodidad  podrían poblar varios
cientos de millones de familias , sigue siendo principio válido “gobernar es poblar” . El examen del
trato dado a la tierra y al trabajo en nuestro país dedicamos  y el que por ley debe ser dado merece otro
capitulo.

Buenos Aires, Julio 3 del 2015

 

 

 

 

 

Un amigo me pedia opinión desde el extranjero

Carísimo:
 
Podemos es un revulsivo, sirve para asustar al PP y al
PSOE que sin tener grandes diferencias entre ellos vivieron hasta ahora del
mito somos de derecha , somos de izquierda, cuando son dos partidos de centro
que representan intereses europeos y corporativos.
Izquierda Unida desapareció
como nosotros y el siglo veinte, sus dirigentes envejecieron , sus sindicatos
no tuvieron capacidad combativa, todos se sometieron a esta Europa cómoda de
agonía lenta y educada.   Podemos, que protesta  mucho desde la barrera y que mejor siga siendo
minoría, con dirigentes que son arengadores de barricada son como los griegos, que son la fotografía de después:  romper con
Europa al final no, nadie patea el tablero en aras a una revolución que ahora
llaman cambio.
Serán cuatro partidos, junto a  Ciudadans,  que son la generación que no pudo ser del PP, con el aval de haber hablado fuerte y claro en el parlamento catalán; y todos tendrán que
consensuar, gatopardismo puro , a unos los absorberán los el PP y a los otros
los del PSOE, parecerá distinto y será lo mismo.-
 
Abrazo