Plaza de Castilla-Juzgados- Maleducados en Seguridad- Abusos de la Ley Mordaza

Mi cliente tenia que prestar declaración, yo soy su letrado. Para no dejarlo entrar solo le acompañé por la puerta de control general. No obstante exhibí mi carnet de colegiado, el empleado de seguridad a cargo- securata privado- de mala manera me dijo que debía entrar por la puerta de profesionales. Intenté ser cordial explicándole que también podía como cualquiera entrar por la puerta general, Reaccionó como últimamente vemos en quién se ha beneficiado de la Ley mordaza y de mala manera me volvió a enviar por la puerta de profesionales. Le indique que le iba a presentar una queja y me dijo que podía presentarle tres,
Se cumplía la hora de la declaración de mi cliente por lo que debimos subir al juzgado. Al terminar llegamos a la conclusión que no merecía la pena presentar la queja: iba a ir al cesto de los papeles, como todo aquello que formalmente aparece como medio para equilibrar las enormes diferencias que existen entre ciudadanos de a pie y cualquiera al que le den algo de autoridad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *