Entre Pilar y Palestina

Se debe reconocer la habilidad política de Hamas y la ingenuidad israelí. Claro que los israelíes se defienden, pero no calculó Netanhayu que su capacidad ofensiva iba a traer bajas propias y ajenas pero que  lo peor que traería seria la sensación de abuso de poder que las imágenes  iban a mostrar , y que la prensa internacional comentaría como comenta.- Triunfo militar y derrota política de  Israel, cuando tienen razón en lo político y no se podrían permitir una derrota militar. Quiere decir que Hamás sabe lo que hace cuando provoca matando , sabe que nadie lo recordará cuando venga la respuesta. ¿Había que responder así?.

Pilar Rahola

Antisionisme.bmp
Que no lo
lean…por Pilar Rahola
Si Hamas tira misiles a
las poblaciones civiles, no lo hace para matar, sino para hacer un happening

———————————

 

Que este
artículo no lo lean los que lo saben todo de este endiablado conflicto. Que
no lo lean los que creen que siete millones de israelíes son asesinos
potenciales, ávidos de sangre de niños, del estilo del mito medieval de los
judíos que bebían la sangre de niños cristianos. Que no lo lean los que crean
que Israel no se defiende de nada, sino que le encanta la guerra y la muerte.
Que no lo lean los que reducen una sociedad democrática, ansiosa de paz y
seguridad, a una cofradía de enloquecidos imperialistas. Tampoco los que
saben quién es el malo, aunque no conozcan las circunstancias que han
desembocado en otro momento trágico. Que no lo lean los que sólo ven la
violencia cuando los israelíes mueven los tanques, pero nunca cuando caen
miles de cohetes sobre la población israelí, cuya vida diaria es un infierno.
Y tampoco los que nunca ven a las víctimas judías, porque las consideran
culpables de su propia muerte.

Y no, que no lo lean los que creen que Hamas es una organización pacífica de
resistencia, y no un movimiento fanático, cuyo doble objetivo es la
destrucción de Israel y la creación de una república islámica. Que no lo lean
los que no quieren saber que Hamas sitúa sus bases de misiles en pisos
repletos de personas para usarlos como escudos humanos. Que no lo lean los
que muestran fotos de niños palestinos, pero no hablan de los niños judíos
que pueden morir cada día bajo los misiles y que no mueren porque el escudo
israelí lo impide. Que no lo lean los que piensan que si Hamas tira misiles a
las poblaciones civiles no lo hace para matar personas, sino para hacer un
happening.

Tampoco aquellos que no se preguntan qué países financian la guerra santa en
la zona, impiden los acuerdos e imposibilitan la paz. Ni tampoco los que
crean que el pueblo palestino tiene unos líderes magníficos, y no unos tipos
violentos que los conducen al desastre. Que no lo lean los que no se acuerden
de que en los refugios antimisiles también se protegen los árabes israelíes.
Tampoco los que no saben nada de historia y repiten los viejos mantras de la
propaganda antiisraelí. Que no lo lean los que usan la palabra sionista como
si fuera una maldad intrínseca, sin saber ni quién era Teodor Herzl, ni las
bases socialistas del movimiento, ni el espíritu de convivencia que lo alentó.
Y por no leer, que no lo lean los que niegan todo debate, porque ya han
condenado a Israel en el tribunal del dogma. Que no lo lean los que sólo se
interesan por ese conflicto, y nunca por los miles de muertos musulmanes en
manos de sus propios fanáticos. Y, finalmente, que no lo lean los que sitúan
en un plano moral superior condenando a Israel al infierno y niegan a los
demás el derecho a ver con más complejidad el conflicto. Que no lean nada de
esto, porque ya tienen todas las respuestas, ellos, que no son capaces de
hacerse ni una sola pregunta.