¿La muerte ha servido? para los vivos…

La muerte ha servido para suprimir al enemigo .La regulación de la muerte requiere la existencia de una organización social. El homicidio es la vertiente individual de la muerte desde un autor deslegitimado por la regulación social. Se puede y se pudo matar con legitimación social para hacerlo cuando el poder social lo autoriza o, desde otro lado del espejo, se pudo y se puede matar sin legitimación, es decir, con transgresión a la norma social que prohibe hacerlo.  Matar se mata desde siempre, sea  desde una organización social o en circunstancias excepcionales que lo autorizan como es en guerra. Terminada la guerra  carece de ese derecho quien mata en esas circunstancias, salvo los casos de defensa propia con sus tasas de equivalencias para que opere la falta de responsabilidad. El referente histórico más antiguo de prohibición de matar en un grupo social es el quinto de los diez mandamientos en el Nuevo Testamento. El no matarás del Antiguo Testamento, el que viene de Moisés, ocupa el lugar decimoséptimo en el ranking. Los judíos acaban de festejar la llegada del nuevo año 5772.  El antededente más conocido en las facultades de derecho es el código de Hammurabi, que se sitúa en los 3000 años antes de Cristo. Lo curioso de Hammurabi es la incorporación de la Ley del Talión, del ojo por ojo y diente por diente. Es decir, que por aquellos tiempos se podía matar si con ello retribuías al autor de una muerte con su propia muerte pero con una suerte de proporcionalidad.  El derecho bárbaro y el germánico después regularon lo que se podría llamar la herencia de la ofensa producida, es decir, que si alguien mataba a un miembro de tu familia, se tenía el derecho de matar al autor o a un miembro de su familia.  Una línea histórica castiga al que matare con su propia muerte. Otra más piadosa que es la del Antiguo y Nuevo Testamento que prohibe directamente matar, por lo que la evolución del castigo al que infringe esa norma llevó muchos años y mucha organización social. Con la prohibición se instaura la responsabilidad y la culpa, tanto de la víctima para su castigo como para el autor que sobrevive con eso. Y así llegamos a un principio de imputación, en el sujeto tenemos al autor, en la metanorma, la prohibición y en el consecuente o predicado de la norma, el castigo. Si preguntas por el homicidio, hay que preguntar por su castigo. Ya sabes que el castigo tiene una larga historia que pasa por el ejemplo para que los demás no lo hagan, el castigo ejemplar, reinserción, sea con privación de libertad o muerte .
Nos centramos pues en el autor. Este autor puede matar repeliendo un ataque, en cuyo caso si existe proporcionalidad entre el ataque y el medio empleado para repelerlo, no existe sanción- es lo que llamamos legítima defensa. Este mismo autor puede en otras circunstancias haber querido matar o haber matado involuntariamente. Aquí tienes las gradaciones de dolo y culpa. Seguimos con un autor doloso, o sea que mata queriendo. Aquí tienes otra evolución histórica que va desde la construcción de los atenuantes a los agravantes. Las garantías se construyen a partir del siglo XVIII, es con Beccaría, con los Enciclopedistas y con la evolución posterior a la Revolución Francesa cuando se empieza a juzgar sin tortura y con garantías objetivas para la defensa. En el derecho romano recordarás la misma proporcionalidad de la Ley del Talión, precisamente por ser un derecho pagano en su origen.Recordarás que en el derecho romano clásico se llegaba a regular el despedazamiento simbólico del deudor y el reparto de su cuerpo entre sus acreedores y en proporción a la deuda. Pero ya podemos establecer una conclusión, el que se muere muerto está. ¿Como vive el que mató? si lo ha hecho por mandato social, como un verdugo. tendrá que convencerse que cumple con un sagrado deber. El que se defendió, pensando en que no lo ha podido evitar.-El que lo hizo para salvarse tendrá culpa por vivir el resto de su vida. La larga sombra del muerte sigue al autor en todas las largas noches con su conciencia desvelada, es inevitable.
Pero si el autor lo es moral porque mandó a matar y no tuvo delante de si el hecho cruento y directo de causar la muerte, ése dormirá mejor porque negará su relación directa.? La sombra doliente de la culpa es inexorable o no.?- ¿Como se siente el poder real, un presidente y sus ministros cuando con sus decisiones han ocasionado suicidios y otras muertes como decía el poema de Castañeda?Hay tantas muertes como muertos hay y tantos autores como vivos hay.-(seguirá)

De Marechal y Arlt , un recuerdo del color de la granadina con soda de antiguos veranos

Hay que escribir patafísica de la crisis, invocar al espíritu de Boris Vian y hacer” Así hablo Zaratustra, segunda parte” por Vian-Nietsche in corpus insepulto, con música de Sandro y Los de Fuego, todo en la Bomobonera transformada en iglesia, los fieles en pelotas y una enorme pira de fuego ascendente con los éteres de todos los genios que pasaron por ahí, camisetas, recuerdos,Musimesi cantando un chamamé, Borello gambeteando a Carrizo y como no, Maradona entonando el balón es sagrado, el balón no está contaminado…- Al final explota todo y deja un cráter de siete círculos, del que sale Dante junto con Virgilio, en el cielo Perón que ríe, muchachos ,si Dante era argentino y peronista. Gardel va charlando con Fangio, y comentan , estaba buena la Colomer y la Tita Merello de piba,¿te acordas? .

¿Que le pasaba a los griegos?

La percepción  raramente permite tener la impresión de que en un instante se comprende el tiempo, todos los tiempos, tu vida y todos los sentidos. Es efímero, incluso  inefable, pero el que lo haya sentido me comprenderá. Un día, siendo yo pequeño, en un viaje en taxi en Buenos Aires un reflejo del sol en el inoxidable cromado del parachoques del coche de enfrente me dió por vez primera esa impresión en la que que nada hay que explicar,  un vértice  desde el cual se desplegaba mi pasado, mi futuro y una alegre fatalidad. Nadando, años mas tarde, haciendo muchos largos de entrenamiento,en un verano esos de hastío de la adolescencia un color del agua, un verde clorado me dio la misma felicidad. Ya de mayor conservo esa   sensación de asincronia , de no estar en mi tiempo, de estar por detrás o por delante, pero como un reloj cuando alcanza su hora siento el  perecedero destino para el que estoy en este mundo , en esas raras ocasiones en que siento un abandono desapegado de las circunstancias en que me miro con cierta incredulidad .En el Teatro Real tuvimos Elektra , la música impulsaba a la tragedia con un cierto “distacco” , algo que permite pensar  que  1909 no creía de los trágicos griegos, por lo menos R.S. y H.V.H. Trascendía el futuro a la muerte, que tiene por misión definir el pasado. “Murió en tierra extranjera, arrastrado por sus propios caballos” cruel destino de un Oreste recuperado.  Que te maten los tuyos y en otro lugar- y es otro lugar aquello que no es tu casa- es un anónimo destino de  miles de anónimos que  desaparecen y desaparecerán. No sentí el instante, sentí que mi mundo soporta miles de años sin apenas cambios. ¿Es eso todo?

26 de octubre en Buenos Aires, donde siempre

This is an email from ‘Carlos Cossio (1903-1987)’ Message: Estimados amigos, me complace comunicarles que el día 26 de octubre próximo, a las 17hs. realizaremos un merecido acto en Homenaje al profesor Carlos Cossio, en las escalinatas de la Faculta de Derecho de la Universidad de Buenos Aires, sita en la Av. Figueroa Alcorta y Juan A. Bibiloni de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. El evento ha sido organizado por el diputado y discípulo de Carlos Cossio, Julio Raffo quien tiene el agrado de invitar a toda la comunidad en general y a la académica en particular, al descubrimiento de una placa que conmemora la reciente creación del “Paseo Carlos Cossio” en honor al jurista, filósofo, intelectual comprometido y creador de la Teoría Egológica del Derecho (privado de su cátedra por el gobierno militar de 1956). El homenje se realiza en cumplimiento de la ley 3772 de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, por la cual se aprobó la creación del paseo en su memoria, frente al edificio de la Facultad de Derecho donde Cossio desarrollara la parte más importante de su vida acádemica, en la Universidad que luego lo consgraría Profesor Emérito. Edificio en el cual se desarrolló el memorable debate Kelsen-Cossio en el mes de agosto de 1949. Más información: http://julioraffo.com/2011/10/05/homenaje-al-profesor-carlos-cossio-1903-1987/ Se agradece su difusión. Diego Luna administrador del sitio www.carloscossio.com.ar