Obama Bin Laden

Yo entiendo el sentimiento frente a la locura del 11 S. También recuerdo aquel comentario de Golda Meier cuando dijo “matarán a nuestros hijos y los lloraremos pero no lograran que nos alegremos por la muerte de los suyos”. ¿Que cambia en el ser humano cuando se alegra con la muerte ajena? ¿Se puede participar en un programa de televisión, narrar la manera en que se entra en un país, en una casa, se mata a una persona y cambiar de canal para ver la película?La impasibilidad o la alegría de un Estado por una muerte conviven con los derechos y garantias constitucionales, con la carta de la ONU y la declaración de derechos humanos sin entrar en cortocircuito? ¿Es igual matar al Che Guevara que a Laden? Ramón Mercader mata a Trosky de un hachazo en la cabeza, la antigua URSS le dio una condecoración, creo recordar, lo mismo que hará USA ahora con sus chicos. A Sadam se lo juzgó, a Eichmann también.- O sea que algunos tienen derechos a ser juzgados y otros no, ¿quién decide eso? La ideología de Laden me parece retrasada y lamentable, el terrorismo en contra del infiel en el 2011 , como la guerra santa hace mil años… pero no quiero parecerme a eso en nada, especialmente en los sentimientos, no me quiero vengar, quiero juzgarlos.-
One Comment
  1. Diste en el clavo Carlos. Porque el éxito de la barbarie es que la civilización utilice su ropa de vez en cuando. Y lamentablemente se nos va la modernidad, los logros, los derechos, las libertades, ya nada de eso importa. En definitiva porque nadie quiere discitir acerca de lo más importante dónde está el bien y dónde el mal (aquello que se viene debatiendo desde que tenemos capacidad de razonar). La postmodernidad ha renunciado a dar ese debate. Por suerte nosotros no. Guillermo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *