La tortura y “De los delitos y las penas”

A mediados de 1700 existía el abuso judicial , la pena de muerte y los tormentos. Beccaria escribe De los delitos y de las penas, a mediados de ese siglo propugnando junto con los enciclopedistas la necesidad de aplicar el principio de legalidad, de proporcionalidad, de terminar con los suplicios y de limitar las autoridad del juez, de someterlo a la ley en suma.

Pues en 2011 entendemos que las torturas son un medio lícito para obtener determinadas informaciones, las que permitieron cazar a Laden, por ejemplo. También debemos aceptar entonces que la proporcionalidad no se aplica, que el poder ejecutivo hace lo que le viene en gana, y que además nos hemos liquidado de paso a Montesquieu, el que pedía la división e independencia de poderes.

También hubo, allá por el 20, una doctrina Monroe ( americano) que sostenía el principio de la no injerencia en los asuntos internos de un Estado por el principio de soberanía. Eso ahora también según qué país sea , Gadaffi ( que no es santo de mi devoción) de pronto se encuentra enfrentando un alzamiento ( eso que los códigos penales llaman delito de sedición, vea) teniendo enfrente a las Naciones Unidas, nada menos. Francia nombra embajador al día siguiente de la revuelta en” zona liberada”y en reconocimiento a los sediciosos. La Merkel no entró en el tema, curiosamente con la opinión en contra de su propio pueblo, que le critica la falta de solidaridad europeista.

Cambalache es un tango que se refiere al siglo 20, Discépolo, su autor, decía que el siglo pasado era un cambalache, digo ¿Y esto que es?.-

One Comment
  1. Otra vez impecable Carlos. No solo coincido sino que agrego aquello que en mi opinión pueda ser la causa de esta sociedad muda-boba, del hombre masa sin reacción. Creo que inevitablemente si el relativismo moral, cultural y ético contamina a Occidente, como lo está haciendo, le deja la puerta abierta a los metodos más totalitarios de antaño. Si vale todo lo mismo? Si no hay acciones mejores y peores?, con qué autoridad podremos juzgarnos?…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *