Memoria del holocausto y la prevención de los crímenes contra la humanidad. día 27 de enero

Fue el día que se cerró Auschwitz, La sala de cámara del Auditorio con espacios vacios, debido probablemente a la mala organización de entrega de las invitaciones. Se encendieron velas, hubo discursos y música. Estaba la Ministro de Asuntos exteriores y cooperación y diversas autoridades. Destacaron Jacobo Israel Garzón, Presidente de la Federación de Comunidades Judías de España y el Vicepresidente del Consejo Estatal del Pueblo Gitano Don Antonio Vázquez. El primero por la presentación histórica del holocausto, precisa y clara. el segundo por la elocuencia y su vocación de unidad. Reyes Mate leyó un poema de Jorge Semprún, que sobrecogió a los que allí estábamos, casi tanto como la música que salió de los violines de la esperanza , ejecutados por Shlomo Mintz y Cihat Askin, ambos en instrumentos procedentes de los campos, que hacia 65 años que guardaban silencio.

Iphigenie in Tauride

La ópera de Gluck comienza la temporada 2011 en el Real. Basada en la obra de Eurípides, trata de Iphigenie, hija de Agamenón y hermana de Orestes,  quién , condenada a morir en sacrificio a manos de su padre, es salvada por la diosa Atenea y llevada a Táulide (hoy Crimea) dónde está a cargo del templo de Diana. En otras versiones mitológicas muere ofrendada a los dioses. Gluck la estrena en 1779 y es un cambio en la concepción de la ópera de ese momento. Es musicalmente atractiva , el coro se integra en el foso a la orquesta y la diosa canta en el último acto desde el fondo superior del teatro, viene su voz realmente del cielo.- La escenografía es simple y original. La muerte es el único castigo para los humanos según los griegos, quizás por ello los dioses eran inmortales en su mitología , la obra pues está plagada de sangre, espadas y sacrificios estableciendo los tabúes básicos, la madre Clitemnestra ha sido asesinada por el hijo, el padre quiso matar a una hija, a su vez la madre fue adúltera y los hermanos no se matan entre sí. La condena al parricidio y la culpa tienen protagonismo en el texto y tanta muerte diez años antes de la revolución francesa son al menos premonitorias.- El papel de Orestes no me refiero a la voz, está sobreactuado y resulta poco convincente, no me tocó el día de Plácido, en cambio Iphigenie es muy buena en la voz  y en la actuación.- De la muerte como castigo a la muerte como liberación de una vida llena de calamidades no se pasa hasta épocas mas recientes, como a  la eternidad como condena y no como un privilegio de los dioses. Una mitología moderna tendría a los dioses como seres liberados de la inmortalidad y por lo tanto destinados a un comienzo y a un final y a los humanos como seres condenados a la inmortalidad y a la eterna repetición.-Muchas veces sorprende pensar que la defensa de la vida como abstracto derecho del ser humano no se para a defender con igual afán la calidad de vida que una vida merece. Así terminamos en ocasiones defendiendo el derecho a vivir y a morirse de hambre.-

Envio poético desde Duggan,Pcia de Buenos Aires, seguramente escrito en la finca La Bartola por D.Carlos Pittaluga.

Te conozco como escaso,
eres avaro en la extensión
y nadie te sabe generoso.
Eres pura presencia,
llegas y ya te has ido.
Y si te has ido ya no vuelves;
creo haberte comprendido
y, en lo posible, usado.
Contraparte de lo permanente,
te conozco viejo Cronos,
y te temo menos, si tengo amor.
Si te comparto
-ese es el quid-,
me asustas menos;
y cuando llegues
con la cuenta,
tendré lista la moneda.

El discurso del Rey, ganará los Oscar por tocar temas políticamente correctos

  A todos nos gusta ver como el ser humano se esfuerza por superar una discapacidad, más nos gusta si es de la nobleza y si encima es el rey de Inglaterra que le tocó reinar en la segunda guerra mundial, luchar contra Hitler y ganarle a él y al tartamudeo.Buenos actores, la amistad entre desiguales, la infancia desgraciada del futuro rey, el cariño por sus hijas, en fin, ¿cabe alguna duda?.-

La mujer temblorosa- Siri Hustvedt

Quien tenga interés en actualizarse acerca del estado de las investigaciones de la neurociencia y del psicoanálisis,  de las diferencias- si existen. entre el campo de la mente y el del puro cerebro, debe leer este libro. La escritora hace un viaje personal detrás de un temblor, por eso el libro lleva por título “la mujer temblorosa”, que es su temblor, toma la responsabilidad de estudiar, cuestionar y descartar lo que se ha investigado sobre epilepsia, histeria, neurosis y las diferentes posiciones que según se esté en un campo o en otro no son para nada parecidas frente a conflictos similares. No evita a Freud ni a Charcot, pasea con Wittgestein, piensa en la palabra , se da cuenta que la manifestación mas original ya existió en otras personas y trata de saber que tiene, partiendo de una manifestación corporal, el temblor, que le ocurre a partir de una palabras que da en público a causa del fallecimiento de su padre, en el colegio dónde había enseñado. Sencillamente apasionante, deja una enseñanza clara, que uno tiene la responsabilidad de optar por aquello que mas le convence después de conocer todo el tema.

38º41´901´´ Lat.Norte, 0º53´560´´L Este, 38º41´997´´ LN, 0º54´560´´ E

Era un día frio de diciembre, habíamos salido de Altea y navegábamos en dirección Ibiza, a mitad de recorrido, con una luz débil que daba transparencia a los objetos, pensando en ellos, en nosotros y en ese inefable momento ,volcamos sus cenizas en esas aguas que bañan al mismo tiempo a La Spezia y a Ibiza, y la comunicación molecular, que abarca en un instante que se aleja el melancólico resplandor de un largo recuerdo, y esa mirada mojada por el mismo mar creó un relámpago y vimos a Gemma Maranini, mi abuela, y a Gugliermo Pipino, mi padre, unirse por un momento con una lejana tumba, en La Spezia dónde mi abuelo Bartolomeo Pipino seguramente sintió la compañía. Duras vidas europeas del siglo veinte recorridas por el miedo, carencias, guerras y muertes, que supieron amar y sobrevivir, y crear, mucho crear, que descansen en paz.-Memento audere semper.-

Firenze 2011

  Los Medicis compraban arte y así está Florencia, también los Pitti, y los Riccardi. Decía el entrañable Lain Entralgo que burgueses eran los de antes, que tenían dinero y lo invertían en cultura, hoy compran clubes de football y ya. Un sitio donde ir, el cafe Pitti, Piazza Pitti 9, te 0552399863. El jazz de Blue Note es excelente, pero mejor es la pasta y el pesto, que tiene piñones y no tiene ajo, como debe ser. El vino  sugiero  il Rosso di Gelli, excelente calidad precio, el menú quince euros, el vino 22, vale la pena.