Holandeses en el Prado

Parece que los Austrias compraban menos que los Borbones. Se exhiben 50 obras de pintura holandesa, llamase así a la que nace cuando las provincias del norte se independizan de Flandes, a la sazón las provincias del sur y bajo la corona española. Esto ocurre hacia 1581 fecha en la que nace Holanda. Es una pintura diferente a la que se gesta en el sur. Sus temas son mas severos, lo mas interesante es la comisario Teresa Posada que con humor y con mucho conocimiento nos comenta a Judit con la cabeza de Holofernes, cabeza que muchos pintores pasean y exhiben en esa época, los paisajes, alguno casi vanguardista por la manera de levantar el plano de sustentación de la obra. Es importante su explicación, se valora mas el esfuerzo del museo.

Rosa Sala Sola

Tuvimos la visita de una germanóloga, que nos regaló una conferencia centrada en la Bildung, ese espíritu de creación cultural y nacional que tuvieron los alemanes en el XIX que dio lugar al nacimiento del Estado alemán en 1871. Nos habló de la influencia del pensamiento protestante en una educación generacional para el sacrificio y de una cuestión estadística pero fundamental. Los judíos alemanes estaban plenamente asimilados a Alemania y a la idea de la Bildung, eran el 1 % de la población, pero llegan a ser casi el 80 % de la intelectualidad alemana creada alrededor de la Bildung. Esa mera cuestión de número dio lugar a que renaciera ese delgado hilo que separaba al alemán judío del alemán protestante y los protestantes se sintieron invadidos. Nada mejor para inventar un otro y diferenciarlo de lo que en realidad no se diferenciaba, que crear la teoría racial. El resto ya lo sabemos. Wagner a pesar de que su música nos guste y que esa sea la defensa que le hace Baremboin colaboró, primero anónimamente y después con su propia firma con un escrito racial y discriminatorio condenando a los judíos alemanes, curiosamente a pesar o por haberse formado musicalmente con uno de ellos. Los libros de Rosa Sala dentro de la misma línea son igualmente interesantes. Su Blog lo hemos recomendado desde hace tiempo.

Los Hermanos Cohen

Tienen la habilidad de hacer una tragedia divertida. Se trata de un profesor de matemáticas muy formal con su vida programada al que de pronto le cambian radicalmente sus circunstancias. Comienza con una historia dentro de la historia que rescata una vieja leyenda judía de origen polaco de muertos vivientes. Allí se asienta en cierto modo el hilo conductor de la película, basado en la incertidumbre, principio matemático de complejo desarrollo pero claramente entendible en la vida real: nunca se sabe lo que puede pasar. Hay que verla.

Mischa Maisky en el Auditorio

Acompañado de un excelente conjunto nórdico de maderas, el Trondheim, estuvo anoche en el Auditorio Mischa Maisky. Su Kol Nidrei de Bruch fue inolvidable. Pudo recobrar la sensibilidad de la melancolía del alma judía y transmitirla a los espectadores. Como sabéis se trata de una música que se ejecuta el día del Perdón, una de las festividades más importantes del calendario hebreo, en la que se hace una profunda reflexión acerca de las acciones del año, se agradece por estar aún en la lista de los que viven y se recuerda a los que ya no están. Con la misma sensibilidad interpretó el alma rusa que tanto se parece en cuanto a melancolía a la judía con el nocturno de Tchaicovski, que fue magnífico. Hubo emoción, se rompió una cuerda del violonchelo por lo que se detuvo la ejecución unos minutos para sustituirla. El magnetismo de los grandes se contagia.

Un Holandes transgresor

Como dice Allen: ” Cuando escucho a Wagner me dan ganas de invadir Polonia”. En este caso, se produce una excepción a la regla, se trata de una ópera melódica y en ocasiones italiana. El libreto basado en una obra de Heine trata del castigo por haber desafiado a Satanás, consistente en navegar eternamente hasta ser rescatado por la fidelidad de una mujer. En el Romanticismo del XIX la fidelidad es un valor que supone obediencia, resignación y sacrificio con mucho amor, valores todos ellos exigidos a la mujer y naturalmente relacionados con la sexualidad. Me pregunto si esa relación de valores no debería ser modificada en 2010 y quizás a eso apunta la nueva producción del Teatro Real en coproducción con el Liceu de Barcelona. Se trata de una versión sin descansos, de duración continuada en la que cruza el escenario un perro de verdad, desaparecen las fragatas y los mástiles de anteriores ediciones y aparecen sucesivamente un varón que es desnudado por mujeres que lo persiguen y de alguna manera lo acosan y después dos mujeres desnudas en escaparates como si se tratara del barrio rojo de Amsterdam. Todo ello a mi modo de ver supone un cambio de valores que se propone desde la puesta en escena, ya que no se puede alterar la música ni la letra. El coro magnífico, Senta que es Anja Kampe cumple los requisitos de las sopranos actuales, guapa, delgada y con buenas maneras teatrales. Daland con König es un personaje más bien amargado y resignado, como debe ser con una condena como esa. En suma interesante de ver y oír.

Lang Lang

Juventudes Musicales trajo al famoso Lang Lang. Con la Sonata para piano número 23 en Fa menor Opus 57 lució una técnica impecable y una pasión latina. Curiosamente su versión de Iberia tuvo un toque más alemán que español, se pareció a Baremboin. Deslumbró con Prokofiev, la energía rusa con la elegancia oriental. Se llevó todos los aplausos el que ha sido aclamado como el artista más de moda en el planeta de la música clásica por el New York Times. Como es usual en los famosos firmó su biografía después de la función. También se vendía su discografía, todo un caso de marketing rockero.

La elegancia del erizo

Muriel Barbery, autora francófona, Licenciada en Filosofía, nos regala con uno de los mejores libros del año. Sitúa el relato en París, en la rue de Grenelle en el número 7, que como todos saben queda en el VII, cerca de los Inválidos, zona bonita y elegante. Los personajes son: la portera y una niña que vive con sus padres y hermana en uno de los pisos del edificio. El personaje de la portera está lleno de metáforas y de encanto, se trata de una actriz que actúa como tal, cumpliendo con los ritos que se le suponen a una portera parisina de un buen edificio, pero en realidad es una amante de la música y de la literatura, del arte en definitiva. La niña, de aguda inteligencia, establece una complicidad basada en el silencio y en la ironía con Renée. Las historias definitivamente se encuentran cuando aparece un nuevo vecino, un elegante japonés.

Principessa Mafalda, Ovidio Lagos y la Argentina explicada

Viajé a la Argentina para fin de año. Tratando de entender los misterios del país, por ejemplo que faltan trenes pero sobran autobuses y camiones, y también faltan carreteras y las que hay están en mal estado; que la librería El ateneo en Calle Santa Fe es impresionante, por estar situada dentro de un cine-teatro transformado al efecto, que la oferta de libros, incluso de títulos difíciles de encontrar es apabullante, que el Teatro Colón sigue cerrado pero se abre el 25 de Mayo y que este año se festeja en esa fecha el Bicentenario de la Independencia de España y que a los medios políticos e intelectuales les ha dado una especie de fiebre contable, todos quieren hacer balance como queriendo saber dónde estamos y qué hicimos. Todo ello mientras se muere Sandro, todo un mito en el rock, quizás el primero que lo compuso y cantó en Castellano. Mirtha Legránd, en el Costa Galana que está en Mar del Plata, que hace su programa desde Playa Grande, en otros tiempos, playa de la burguesía argentina hoy desplazada a Punta del Este, y recibe un botellazo piquetero a la mejor manera del fútbol maradoniano, otro astro nacional. La gente se queja, en el país de la carne comer un buen asado es otro mito del pasado, salvo en esas magníficas fincas plagadas de hectáreas y de vacas que por allí siguen abundando. Noe Jitrik acaba de publicar dentro de la epidemia bicentenaria un balance de la literatura argentina, todo ello mientras se pelean la Presidenta con su homónimo del Banco Central, para ver quién usa las reservas del país. Sirve para entender todo ésto, el libro de Ovidio Lagos que da lugar a este título. So pretexto de contar la historia del Princepessa Mafalda, barco hundido frente a las costas de Brasil en 1927, nos cuenta la historia de esa riqueza argentina, de esos ganaderos que vivían en París junto con los avatares de la Casa de Saboya entre la Primera y la Segunda Guerra Mundial. Libro interesante con base histórica, de lectura entretenida y que junto con la política italiana y los conflictos armados viene a afirmar que la generación de ricos argentinos que a partir de 1.900 se instalan en París, no sólo veían muy mal eso de trabajar, sino que además no sabían cómo hacerlo.¿No creéis que ahí empieza la explicación?.