Una Italiana en Argel

Teatro Real, lleno de público, la obra divertida, el ritmo musical quizás un poco lento,el Taddeo de Carlos Chausson delicioso, Isabella, Vesselina Kasarova graciosa, bella y quizás un poco fría, no puedo olvidar a Teresa Berganza cuando pasó por el Teatro Colón de Buenos Aires, hará unos cuarenta y cinco años, y siendo yo un adolescente aún recuerdo el inmediato enamoramiento que su belleza y seducción suscitaba. Es curiosa la dificultad de enfrentar el pasado con el presente con objetividad, siempre gana el pasado y no por ser mejor, por ser simplemente pasado, por estar alejado del detalle, por estar ajeno al cuerpo y por evocar simplemente una imagen . Puesta en escena buena ero mejorable, un cierto minimalismo se impone ultimamente en la opera, me pregunto si no será una cuestión de presupuesto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *