Maíno, el genio desconocido de Pastrana

Se trata de un pintor español considerado italiano por su cercanía al Caravaggio, hombre modesto que no firmaba generalmente sus obras y del que se han recuperado unas dieciseis.
Es una muestra por la que hay que felicitar al Museo del Prado. Exhiben a Maíno junto a Caravaggio y Gentileschi de manera de poder comparar temática y tratamiento. Recibe el encargo de concebir las pinturas para retablo mayor de S. Pedro Mártir en Toledo, destacan las Cuatro Pascuas de Cristo. Se nota la vocación religiosa del Pintor, que perteneció a la Orden de los Dominicos. Digna de destacar “La recuperación de Bahía de Brasil” obra grande, de gran composición que presenta un cuadro dentro del cuadro siendo éste el Retrato de Felipe IV, como si quisiese sugerir que si se lleva el cuadro del Rey, es como si éste estuviera allí. Se debe ver la Sibila de Gentileschi, obra excepcional de composición diagonal compensada con la luz que parece dirigirse al espectador. De señalar la cristianización de las imágenes de Maíno, ha pintado unas Santas Marías Magdalenas preciosas, en especial un escorzo que deben buscarlo y encontrarlo para valorarlo, en donde aparece el rostro de la Santa, con su cabellera rubia cayendo, en donde parecen sostenerse mutuamente la belleza y el éxtasis.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *