El esplendor de Jaime Einstein

Un magnífico e inesperado libro. Conocí al autor al pasado sábado, y tuvo el detalle de regalarme un ejemplar y con él me regaló un trozo de historia de España, ancestral y olvidada, La historia se sujeta en lo posible a la realidad, cuando ésta no puede ser reconstruida Einstein ayuda y con una teoria de lo que podria posiblemente haber sucedido nos cuenta de Castros, reyes locales, traiciones, curaciones,y nos hace viajar en el tiempo y en el espacio, vamos de Israel a Roma y a Sefarad. Nos presenta a un falso mesias, Abulafia, y a unos rabinos sacrificados por el libro, desde León a Ávila compartimos las tribulaciones de un rabino español, su insoportable mujer Rimona y su adorable hija Rut. Cada poseedor del libro secreto debia confiar en 35 personas de su total confianza para su cuidado y conservación, ¿por qué 35 ? el elemento que unifica el relato es que tanto en Roma como en España la persecución a los judios está presente.

Explicación de Jaime Einstein :¿por qué 35?

Existe una vieja leyenda cabalista que cuenta que Dios permite la contínua existencia del género humano… a pesar de todas sus depravaciones… gracias a la existencia de 36 seres humanos justos en cada generación. Estos seres justos desconocen que de ellos depende la subsistencia de la humanidad… y ellos pueden ser cualquier persona que te encuentres en el camino.
Los 36 se denominan «LAMED VAVNIKIM», ya que las letras hebreas «lamed,ל» y «vav,ו» tienen el valor numérico de 36, que a su vez es el doble de «jai…חי,
,»18 que significa «vida».
Es por ello que combiné la leyenda de los «lamedvavnikim» con mi historia.
Jaime E.

Claudio Magris inaugura ciclo en Madrid de Caixa Forum

Ayer dio Claudio Magris la conferencia inaugural del ciclo, en el amplio y confortable auditorio de Caixa Forum, con un lleno a medias contra lo que cabía esperar por la dimensión intelectual del conferenciante , presentado por Isabel Fuentes, sobria y precisa en su intervención y con la ausencia de Mommany, artífice del ciclo.
El tema fue la identidad, en su unidad y en su pluralidad. Citó a Hoffmann, a Musil, se movió dentro de su especialidad entre alemanes y austro húngaros, matizado con algún italiano, en el final al triestino Svevo, de su misma ciudad, desde El Hombre y sus Atributos a la Conciencia de Zeno siempre los conceptos en juego fueron las múltiples identidades de la identidad, el devenir y cambio constante de la misma, la frontera, su importancia y su peligro, con un magnífico ejemplo, cuando la frontera se protege y se amplia por temor, llegando a abarcar y así a anular todo el territorio que se quería proteger, vale tanto para naciones, culturas o personas. Pinceladas de psicoanálisis, menciones recurrentes al pueblo judío como ejemplo de conservación de identidad sin pérdida de la pluralidad aportada por la tierra de acogida.
Una mención a Sábato y al enfrentamiento con los fantasmas de la propia identidad, buenos y malos, y un aporte de autor, el texto de día no es igual al escrito durante la noche, el mismo autor es mas realista de mañana y mas verdadero de noche, todo ello dentro de lo relativo y falible de estas citas. Nada nuevo en Magris pero siempre reconforta la profundización y coherencia del autor en el tiempo.

Noa, La Diada , Cataluña, mayorias sensibles,minorias retrasadas

Por: Jaime Einstein

La palabra «hombría» es un término semi-obsoleto.
El diccionario de la Real Academia Española define «hombría» como:

hombría.

(De hombre).

1. f. Cualidad de hombre.

2. f. Cualidad buena y destacada de hombre, especialmente la entereza o el valor.

Pues bien, la segunda definición de la palabra, en lo referente a la «entereza o el valor», hace tiempo que no tiene vigencia, ya que muchísimas mujeres han demostrado y demuestran estas cualidades, sin poseer los requisitos anatómicos o genéticos asociados con el sexo masculino.

Si de entereza o valor se tratan, mujeres como la cantante israelí Noa, poseen estas cualidades en proporciones envidiables por parte de la gran mayoría de los hombres.

Noa, que es el nombre artístico de esta destacada cantante, vino al mundo en Tel Aviv, y recibió el nombre de Ajinoam Nini el 23 de junio de 1969, hija de una familia de origen yemenita. Cuando la pequeña Ajinoam tenía apenas dos añitos de edad, su familia se mudó a Nueva York, donde ella asistió a escuelas laicas y judías. A los 17 años, Noa regresó a su tierra natal para cumplir con sus obligaciones de dos años de servicio militar.

Es importante destacar que, residiendo en los Estados Unidos desde tierna edad, fácil le hubiera sido a esta chica escabullirse de sus deberes patrios… pero no es de ese material que Noa está hecha… «Entereza» debiera ser su segundo nombre.

Ahora un poco del trasfondo de los judíos del Yemen. Este país, llamado por equivocación la «Arabia Feliz», por ser ligeramente menos desértico que el resto de la península arábica, ha sido el hogar de una gran comunidad hebrea, quizás desde la época salomónica.

Aquellos que hablan de la «tolerancia» del Islam con los «pueblos del libro» (judíos y cristianos) mienten con desfachatez, o desconocen las tristes realidades de la historia. Los judíos yemenitas eran «dimíes», «súbditos protegidos» del reino islámico de Yemen. Como tales, eran súbditos de tercera… que tenían que pagar fortísimos impuestos anuales para justificar su derecho a respirar el mismo aire que los musulmanes creyentes. Un judío yemení no podía montar a caballo, porque su cabeza estaría más alta que la de un fiel creyente del Islam. Un judío yemení tenía que levantarse de su asiento, si su silla era requerida por uno de los «fieles», y bajarse de la acera por donde deambulaba si viniera un árabe caminando por el mismo sendero.

Cuando la Guerra de Independencia de Israel en 1948, comenzaron sangrientos motines antijudíos en todo el mundo árabe, y Yemen no fue ninguna excepción. La casi totalidad de la milenaria comunidad hebrea en el sur de Arabia comenzó un éxodo masivo… de proporciones bíblicas. Hombres, mujeres, ancianos y niños salieron andando centenares de kilómetros por el inhóspito desierto de Arabia en dirección a Adén, que en aquella época era una colonia británica. En Adén los esperaban aviones del recién nacido estado de Israel, que los llevaron a la tierra prometida en «alas de águila», como recita la profesía de Isaías.

A los judíos del Yemen, o a los centenares de millares de hebreos egipcios, iraquíes, sirios, libios, tunesinos, argelinos y marroquíes… que conocieron las dudosas «dichas» de vivir como «dimíes», nadie tiene que contarles cuentos sobre las bondades del Islam… La familia de Noa vivió esa realidad en carne propia.

Noa creció como una mujer libre, sin los complejos de la «dimitud»… pero jamás olvidó sus raices. Muy pronto demostró tener una bella voz y ese don que va mucho más allá del timbre musical: gracia, ritmo, presencia escénica. Su versatilidad artística se demostró en varios estilos: pop, rock, blues, R&B, country western, folk, yemenita y música popular italiana. Ha grabado en hebreo, inglés, árabe, español, francés, italiano, hindi, tailandés y gallego. Tuvo el honor de ser la representante de Israel en Eurovisión, junto a Mira Awad, una cantante árabe israelí.

Las autoridades catalanas la honraron este año convidándola a que cantara, en catalán, esa joya del cancionero tradicional que es el «Cant dels Ocells» nada más y nada menos que en la ocasión del 11 de septiembre… La Diada… la fiesta nacional de Cataluña.

Un grupúsculo radical de la izquierda nacionalista catalana decidió oponerse a la presencia de Noa en la Diada… ya que ella era demasiado judía, demasiado israelí, y demasiado mujer para sus gustos rastreros… Alegaron estos «árbitros del arte» que Noa jamás había condenado «la agresión israelí contra Gaza» el año pasado. Ignoraron estos señoritos, que jamás han servido en las filas de patria alguna, y que siguen ciegamente las consignas de alimañas como Hugo Chávez o Majmud Ahmadinejad, que Noa sí defiende la paz… pero no a cualquier precio, ella no es ninguna dimí. Ella sí está consciente de lo que ha significado para millares de sus compatriotas el vivir bajo el constante fuego de obuses y cohetes disparados por «los chicos» de Hamás desde Gaza, terroristas islamistas tan admirados por la izquierda radical europea.

Para demostrar que no eran anti-judíos, estos «defensores de la paz» propusieron que Noa fuera reemplazada por un saxofonista «judío» que sí tiene alma de dimí… Una de esas personas que nacieron de la estirpe de Abraham, con almas de la estirpe de Hamán, personas dispuestas a vender la dignidad de su pueblo por unos mendrugos que les permitan avanzar unos centímetros en su miserable carrera.

Las autoridades catalanas encargadas de la Diada demostraron ser demasiado dignas para ceder ante el berrinche de la piara… y Noa apareció ante el agradecido público, y cantó el Canto de los Pájaros… que es tan himno de Cataluña como Els Segadors.

Unos cincuenta malcriados, vistiendo sus simpáticas kefías palestinas, abuchearon a la impertérrita Noa… pero los ruidos provenientes del chiquero fueron ahogados por la ovación de un público que también demostró una admirable entereza, cortesía y dignidad… para compensar la maledicencia de la claque.

Quizás más y más personas en Cataluña y en toda Sefarad están ya hartos de que unos cuantos revoltosos tomen la palabra por una sociedad que jamás los ha elegido como sus portavoces.

Noa, y su público, demostraron la entereza y el valor que los revoltosos no poseerán jamás.

I Festival Sefarad de Música de Cámara

Tuvo lugar en la Fundación Carlos de Amberes, los días 5,6 y 7 de septiembre. Debemos felicitar a todos, a Eliah Sakakushev por la selección de temas y autores, a Talia Or, magnífica y muy joven soprano, a los violonchelistas incluido el propio Director, violas, pianos y violines, la presentación escrita de Liberman como siempre ágil y erudita. Emocionante el sexteto para cuerdas, Noche Transfigurada de Schoemberg, que fue la despedida del festival. Ojalá se distribuya la grabación musical de los tres días, que recoge la sonata para chelo y piano de Bloch, inédita hasta ahora en España. Excelente iniciativa de Casa Sefarad-Israel y Fundación Carlos de Amberes.